Procuraduría lanza reparos por política carcelaria en las Fuerzas Militares

Dice que la subordinación propia de la vida militar muchas veces se mantiene frente a reos de alto rango.

La Procuraduría hizo un llamado al Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares para que atiendan algunas deficiencias en sus políticas carcelarias que, a su juicio, han sido el detonante de tratos preferenciales que reciben algunos uniformados condenados penalmente, como en el caso de la Base castrense de Tolemaida, en limites entre Tolima y Cundinamarca.

Según el delegado para las FF.MM., Roberto Campo Soto, el hecho de que algunos de los guardianes o encargados de administrar los centros de reclusión mantengan inferioridad jerárquica frente al rango que en ejercicio puedan haber alcanzado los detenidos repercute en su relación con ellos, pues muchas veces la subordinación se mantiene.

“(…) Quienes se enrolen en el futuro para atender de manera permanente esa función, no requerirían de rango militar, sino de una clasificación asimilable a la existente en el Inpec (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario), pero como servidores públicos vinculados al Ejército Nacional. Eso facilita minimizar o tal vez romper con la subordinación  que a veces se exige por parte de los internos con rango, lo cual corresponde a la dignidad inherente de las relaciones militares”, señala el informe del Ministerio Público.

El organismo de control advirtió que la estructura organizacional que mantienen las Fuerzas Militares en la materia es deficiente, en tanto que no garantiza la actuación independiente de quienes estén a cargo de los reos.

“Esta situación es visible en la línea de mando respecto de los Directores de la Prisión, el caso específico del Director del Centro de Reclusión de Tolemaida que depende de Bogotá, pero a su vez subordinado al Comandante General del Fuerte, quien a su vez había delegado funciones en el Comandante del Batallón de Servicios”, concluye.

Una misión oficial del organismo de control se encuentra en las instalaciones de la guarnición castrense objeto de críticas en los últimos días, donde adelanta la respectiva vigilancia y acompañamiento a la institución militar, en el propósito de corregir las equivocaciones que han llevado a que agentes condenados por violaciones a la Ley penal hayan sido cobijado con inusitados beneficios, en los que, se dice, eran tratados como huéspedes de un hotel cinco estrella.