Proponen Fondo de contingencia para blindar restitución de tierras

La finalidad es cubrir las indemnizaciones en caso de que no prospere la extinción de dominio, explica el codirector del Emisor Carlos Gustavo Cano.

Invertir la carga de la prueba a fin de hacer expeditas las adjudicaciones y restituciones de tierras, para evitar dilaciones y manipulación de narcoterroristas y de los invasores a través de testaferros, sobornos o amenazas, propone el codirector del Banco de la República, Carlos Gustavo Cano Sanz.

Para blindar el proceso y garantizar el éxito del programa de restitución, propone “constituir un fondo de contingencia para cubrir las indemnizaciones por expropiación en los casos en que tras las adjudicaciones-restituciones finalmente no prosperare la extinción del dominio”.

Recientemente el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, informó que las cifras sobre titulación, restitución y adjudicación de tierras en lo corrido del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos superan las 313 mil hectáreas.

Para el codirector del banco central el programa de subsidio a la agricultura debe direccionarse a la adopción de biotecnología, desarrollo de agricultura controlada, que incluya riego por goteo y para crear formas asociativas de producción y comercialización.

Rescatar la competitividad del agro

Durante una intervención en Manizales, el codirector del banco Emisor consideró que para alcanzar una verdadera competitividad del agro se requiere “inducir, mediante mecanismos impositivos, la creación de mercados de aquellas tierras que, siendo aptas, se hallan ociosas o subutilizadas en ineficientes sistemas de ganadería extensiva”.

La propuesta se encamina a “ampliar la frontera cultivable de manera competitiva, en contraposición a la acumulación de su tenencia para propósitos exclusivamente especulativos o rentísticos”.

Sobre el impuesto predial, Carlos Gustavo Cano Sanz considera la elevación de la cota mínima del uno por mil al ocho por mil, conservando la máxima en 16 por mil.

Explica que el promedio nacional de la tarifa es 8,4 por mil, pero la efectiva apenas 4,8 por mil.  La diferencia conlleva a impagos, exclusiones y exenciones de índole discrecional.

Explica en el informe que la costa Atlántica y Pacífica son las de menor esfuerzo fiscal: 81% y 68% de deudores en mora respectivamente.  Propone que los créditos o descuentos sobre los impuestos prediales sean únicamente para la protección del recurso hídrico.