"Queremos pensar en grande"

El estratega antioqueño confía en que su equipo asegure su clasificación el próximo domingo, cuando visite al Quindío.

A mediados de 2010, Pedro Sarmiento asumió como técnico de Envigado. El entrenador antioqueño llegaba al equipo naranja con un pequeño y ligero prontuario de fracasos: no hacer funcionar a Santa Fe  y dejar al Pereira al borde del descenso.

Sin embargo, la dirigencia naranja creyó y apostó a un proceso. En rigor, algunas cosas no podrían ser mera casualidad: que Envigado sea uno de los pocos equipos colombianos que no están en profunda crisis financiera, y que Pedro Sarmiento cumpla casi un año en su cargo, un tiempo no demasiado habitual para los parámetros y criterios de nuestro fútbol.

Casi un año. Y, también, una clasificación posible y necesaria (los naranjas no avanzan entre los ocho desde el primer semestre de 2008), apenas al alcance de la mano, que los dirigidos por Sarmiento podrían conseguir sacándole un punto en Armenia a Quindío, en partido de la próxima fecha (la penúltima del torneo), que se jugará este domingo en el estadio Centenario.

Queda Sarmiento: sus palabras breves, concisas, compactas, casi espesas.

El reflejo de un hombre para el que la disciplina y el trabajo funcionan como filosofía y forma de vida, y que a partir de eso ha llevado a Envigado (que hace apenas tres años peleaba por la promoción al descenso) de vuelta a los primeros puestos del torneo.

¿Qué esperanzas tiene para el final del torneo?

Seguir sumando puntos. Vamos a preparar al grupo que mejor condición tenga para ir a Armenia. Hay muchas cosas a favor de nosotros, pero no hemos clasificado todavía. Haremos todo lo posible por seguir sumando, para pelear los seis puntos que faltan, acomodarnos bien en la tabla, clasificar y ahí ver qué pasa.

Aunque todavía no están clasificados, ¿cuáles han sido las claves para hacer una campaña como esta?

Continuidad en el trabajo. Además, el grupo de jugadores ha sido muy inteligente en aceptar y entender lo que sucedió, lo que está sucediendo y para dónde vamos. Armamos un grupo que está lleno de trabajo y mucha seguridad en sí mismo.

¿Cree que Envigado tiene una manera particular de jugar, un estilo?

Nosotros pensamos en ganar, en sumar y en pelear el título, igual que todo el mundo. Los que están abajo pensarán qué tienen que hacer. Queremos pensar en grande porque tenemos el mismo derecho de todo el mundo.

¿La idea para usted es pelear el campeonato?

Sí. Primero hay que clasificarnos, claro. Si lo hacemos, hay que pelear mano a mano con el que nos toque.

¿Qué podría decir del equilibrio experiencia-juventud que ha logrado con el equipo?

Esto ha sido muy a pulso, muy por intuición de todo el cuerpo técnico y la experiencia de muchos jugadores, de quienes por fortuna hemos podido sacar el mayor provecho posible.

¿Por qué cree que, sin tener una nómina tan amplia, Envigado está mejor que otros equipos grandes?

Creo que los jugadores han asimilado muy bien la información que les hemos transmitido. Todos ellos tienen la gran virtud de ser inteligentes.

¿Cómo ha manejado un grupo tan particular?

Hemos tratado de ponerlos a todos en el punto del mejor rendimiento individual y eso nos ha permitido sacar una buena alineación.

¿Qué siente al ser el técnico que está por romper la mala racha de Envigado?

Tranquilidad en muchos aspectos y confianza en el trabajo. Nosotros hemos ratificado que las cosas no se hacen por casualidad, sino porque hay un grupo de personas que son parte de la forma de pensar y de trabajar, aparte de los jugadores.

¿Ayuda que, en medio de la crisis de los equipos, Envigado esté bien económicamente?

Sí, eso da cierta tranquilidad. Entendemos cuáles son las posibilidades económicas y nos ocupamos de ganar.

¿Cómo ha sentido el nivel de este Apertura?

Es un torneo muy fuerte, muy intenso, muy disputado en todos los puestos, arriba, en la mitad de la tabla y abajo. El nivel es de buenos equipos que saben jugar al fútbol.

¿Tiene alguna costumbre, suele ser gritón?


Aquí se trabaja toda la semana para no tener que gritar, pero obviamente hay que ordenar y corregir muchas cosas durante el partido.

últimas noticias

Max y Platón, los hinchas rusos de Colombia

Fernando Hierro y su misión con España

Romelu Lukaku, un goleador silencioso