Radicarán contraproyecto para permitir adopción a parejas de homosexuales

Luego de que Miguel Gómez Martínez presentará el proyecto que prohíbe a las parejas gays adoptar menores, el Polo anunció una iniciativa en sentido contrario.

El polémico debate por el cual pasa el país en la actualidad por el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio y adoptar menores, apunta a permanecer por un largo periodo de tiempo en la palestra de la opinión tras la ‘pelota’ que le tiró la Corte Constitucional al Congreso para que antes de dos años legisle sobre el tema.

El jueves, el representante de La U, Miguel Gómez Martínez, radicó un proyecto de ley para que las parejas gay del país puedan acceder a la figura de ‘pacto civil’ para formalizar sus uniones. Sin embargo, esto no sería un matrimonio sino un contrato que les facultaría para regularizar las relaciones patrimoniales, alimenticias, de socorro y de seguridad social.

Aunque en principio muchos consideran que esto ayudaría a dirimir el debate alrededor del matrimonio de los homosexuales en Colombia, el punto álgido del proyecto de Gómez Martínez está encaminado a que se prohíba de tajo que esa comunidad pueda acceder a la adopción de menores de edad y que no sean calificadas esas uni0ones como familia.

Por eso, el polémico proyecto avivó la disputa de unos y otros en sus argumentos por la defensa de la igualdad y los derechos de los menores a crecer en hogares de parejas heterosexuales.

De tal orden son las cosas que el Polo Democrático Alternativo (PDA) anunció la presentación de un contraproyecto al del legislador de La U que establece que sí se permitirá la adopción por parte de homosexuales.

La representante Alba Luz Pinilla Pedraza como antesala a la radicación del proyecto dijo que “ya es hora de que el Congreso de una forma muy honesta deje de satanizar una realidad que no es de ahora, que no es de moda, que históricamente ha existido”.

Según ella, la pretensión del PDA se da porque “lo único que tenemos que buscar es garantizar los derechos de la población LGTBI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales)”.

“Colombia debe tener un claro reconocimiento de la multiplicidad de familias que existen en nuestra realidad”, argumentó la legisladora para anunciar la presentación del proyecto a favor de la comunidad gay del país.

Igualmente, es de recordar que el representante Iván Cepeda Castro –también del Polo– fue el primer congresista en pedir abiertamente que a las parejas conformadas por personas homosexuales se les permita gozar de los mismos derechos que tienen las parejas heterosexuales.

Para el legislador, un Estado social de derecho debe reconocer el derecho de las personas homosexuales a casarse. Y fue más allá al advertir que a los homosexuales se les debe permitir adoptar hijos y constituir una familia de acuerdo con sus convicciones y elecciones personales.

El debate está planteado y todo apunta a seguir por cuenta de lo que piensan unos y otros sobre la figura del matrimonio para las parejas homosexuales y la adopción de menores por parte de éstas.