Ratko Mladic ya está en La Haya

Los argumentos según los cuales el exmilitar estaba muy enfermo no fueron tenidos en cuenta.

El exmilitar serbobosnio Ratko Mladic llegó este martes a la prisión del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), donde se le leerán los cargos y se le realizará un chequeo médico en profundidad.

“Ha llegado a la penitenciaría pero no puedo especificar el medio en el que ha sido trasladado”, indicó a la Agencia Efe Nerma Jelacic, portavoz de la secretaría del TPIY. La confirmación del TPIY se produjo después de que un helicóptero de la policía nacional holandesa aterrizó sobre las 19:23 GMT en las instalaciones penitenciarias ante la mirada atenta de curiosos y de los medios de comunicación congregados en los alrededores de la prisión, situada en Scheveningen, cerca de La Haya.

Mladic llegó este martes a Holanda en un avión proveniente de Belgrado, el cual aterrizó en el aeropuerto de Rotterdam a las 17.43 GMT en medio de fuertes medidas de seguridad. Ratko Mladic, detenido el pasado jueves en Serbia, fue extraditado este martes a La Haya por las autoridades de Belgrado después de que un tribunal especial serbio rechazó este martes el recurso de la defensa contra su envío al TPIY.

A su llegada a la prisión, Mladic, de 68 años, será internado en una celda del centro de detención de Naciones Unidas en Scheveningen, donde le serán leídos sus derechos y será sometido a una revisión por el equipo médico del tribunal.

El TPIY tiene como norma no facilitar información sobre dónde se ubican sus detenidos, por lo que se desconoce la celda que ocupará Mladic. El ex general solamente podrá retomar sus partidas de ajedrez con el antiguo líder político serbobosnio, Radovan Karadzic, si coincidieran en el mismo piso de la prisión, ya que la penitenciaría, que acoge en estos momentos a 36 acusados del TPIY, permite el contacto entre los prisioneros de la misma planta pero no de otros niveles del edificio.

También se desconoce si ya está ocupada la celda en la que murió el expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic, que falleció un ataque cardíaco en 2006, antes de que acabase su juicio. Se espera que la primera comparecencia de Mladic ante los jueces se produzca en el plazo máximo de una semana, en una vista en la que el acusado se podrá declarar culpable o inocente de los cargos de los que se le acusan.

En caso de que se declare culpable, sólo se organizaría una audiencia para determinar la condena, mientras que una declaración de inocencia implica el inicio de los preparativos del juicio, que en este caso podría unirse al de Karadzic por la similitud entre las acusaciones de los dos inculpados.

Considerado el “carnicero de Srebrenica”, Mladic, que ha rechazado cualquier responsabilidad en esta masacre, está acusado de genocidio por la matanza de unos 8.000 musulmanes en esa ciudad bosnia en 1995 y también se le acusa, entre otras cosas de crímenes de lesa humanidad y de guerra presuntamente ocurridos durante el asedio de Sarajevo, que se cobró 10.000 vidas durante la guerra bosnia (1992-1995).

La fiscalía, dirigida por el magistrado belga Serge Brammerz, ha modificado la acusación contra Mladic, disgregando en dos el cargo de genocidio para especificar el lugar y el momento de la presunta comisión del crimen. Además, se ha eliminado el cargo de complicidad con el genocidio y comprimido los 15 cargos de la acusación anterior a solamente once, con el objetivo de que la imputaciones queden más condensadas y precisas.

Los cargos de lesa humanidad referidos al asedio de Sarajevo han reducido de seis a dos, eliminándose las alegaciones de tratamiento inhumano y actos crueles, según datos de la fiscalía. El TPIY, creado en 1993 por la ONU para procesar a los responsables de los crímenes cometidos durante las guerras de descomposición de la antigua federación yugoslava, debería cerrar sus puertas a más tardar en 2014.

De las 161 personas inculpadas. 160 han sido detenidas y 125 casos ya han sido concluidos, según datos del TPIY. Además, 12 inculpados han sido absueltos, 64 sentenciados a penas de cárcel, 36 han muerto o no han sido juzgados y 13 casos han sido reenviados a las autoridades locales para que se celebrasen allí los juicios.

El último prófugo buscado por el TPIY es ahora Goran Hadzic, el ex antiguo líder de los serbios de Croacia durante el conflicto de 1991.

Temas relacionados