"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

Rebeldes libios no ven condiciones para negociar con Gadafi

Rebeldes aseguran que negociación con el régimen de Trípoli sólo comenzará cuando Gadafi anuncie su marcha del poder.

El primer ministro del Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia, Mahmud Jibril, dijo en Madrid que “no hay un proceso de negociación a la vista todavía” con el régimen de Muamar el Gadafi y que este diálogo sólo podrá entablarse una vez que el dictador abandone el poder.

Jibril afirmó que Gadafi “no está por la negociación” , por lo que “no hay plazo” para comenzar a discutir la formación de un futuro gobierno de reconciliación que englobe a los rebeldes y a personas del entorno del dictador.

El dirigente del CNT hizo estas declaraciones en una rueda de prensa con la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, después de una reunión que mantuvieron con motivo de su visita oficial a España.

Jibril afirmó que la negociación con el régimen de Trípoli sólo comenzará cuando Gadafi anuncie su marcha del poder, lo que, a su entender, “no se puede dar por hecho aún”.

Hasta entonces, dijo, la resistencia continuará “cueste lo que cueste” y los ataques de los rebeldes y de los aviones de la OTAN no cesarán durante el Ramadán, el mes de ayuno para los musulmanes, que comienza el 1 de agosto.

La ministra Jiménez insistió en que el objetivo es derrocar a Gadafi, en el poder desde 1969, para poder aplicar el plan de transición democrática trazado por el órgano que aglutina a la oposición.

Según la jefa de la diplomacia española, Gadafi “está más aislado que nunca” , por lo que es partidaria de mantener la presión económica, militar y política al mismo tiempo mientras se piensa en cómo poner en marcha la hoja de ruta de la transición.

Según las previsiones de Jibril, el avance de las fuerzas rebeldes hacia Trípoli podría hacer que el final de la guerra se lograra “en un período más corto” de lo pensado.

No obstante, declaró que el entorno de la ciudad de Brega, donde está situado ahora el frente de batalla, “es un campo de minas” sembrado por las tropas fieles al régimen.

“Gadafi sabe que no tiene ninguna posibilidad de recuperar el poder y quiere destruirlo todo antes de irse”, afirmó Jibril, quien le pidió al líder libio un “mínimo de lealtad” para no destrozar “el país de sus nietos” y el futuro de las próximas generaciones de libios.

Temas relacionados