Rebeldes piden tropas de tierra

La lucha contra el régimen de Libia ha dejado 10.000 muertos en dos meses, informó el Consejo Nacional de Transición.

La situación en Libia no puede ser más complicada: el régimen del líder libio Muamar Gadafi sigue en el poder, los rebeldes que luchan contra el gobierno continúan padeciendo los ataques del Ejército libio, sin entrenamiento militar, y la población civil está huyendo del país o trata de recuperar la vida normal, en medio de bombardeos por parte de la coalición internacional que presiona la salida del dictador.

El Consejo Nacional de Transición, órgano dirigente de la rebelión, presentó el balance de dos meses de lucha contra Gadafi: 10.000 personas han muerto, más de un millón han salido huyendo y 55.000 libios están heridos. Inmediatamente después, un responsable de los rebeldes que controla Misrata, ciudad que ha sido asediada desde hace semanas por las fuerzas de Gadafi, pidió formalmente la intervención de tropas occidentales para asegurar su protección. Nuri Abdalá Abdulati indicó que los rebeldes piden el envío de soldados franceses y británicos aduciendo principios “humanitarios”. “Si no vienen, vamos a morir”, declaró.

El primer ministro francés, François Fillon, anunció que su país “intensificará” sus ataques aéreos en Libia para proteger a los civiles, aunque Francia es “totalmente hostil” al envío de fuerzas terrestres para que guíen los bombardeos de la OTAN, según sostuvo el canciller Alain Juppé, quien también reconoció que subestimaron a Gadafi y que la situación es difícil y confusa.

El Reino Unido, junto con Francia, el país que más apoya a los rebeldes, enviará un contingente militar a la ciudad de Bengasi para ayudar al opositor Consejo Nacional de Transición (CNT), anunció el martes el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague. Según el Foreign Office, este equipo de “militares experimentados” deberá “asesorar al CNT sobre la manera de mejorar sus estructuras de organización militares, sus comunicaciones y su logística, así como sobre la mejor manera de distribuir la ayuda humanitaria y la asistencia médica”.

En medio de la caótica situación que vive el país del norte de África, las operaciones de ayuda humanitaria a las miles de personas atrapadas en los combates se aceleraban con la apertura de un primer corredor humanitario en el oeste de Libia. Pero hay gente que no puede huir y que ha tenido que arreglárselas para sobrevivir en medio de una guerra que al parecer durará más de lo planeado.