"Reconocer conflicto no significa que les vamos a dar estatus a los terroristas"

Aunque el expresidente Álvaro Uribe pidió al Gobierno reestudiar esa iniciativa, el Jefe de Estado se mantiene.

El presidente Juan Manuel Santos en medio de una reunión en la Casa de Nariño con varios senadores de La U, se mantuvo en reconocer que hay conflicto armado interno en el país.

Aunque el expresidente Álvaro Uribe Vélez pidió al Gobierno dar un nuevo estudio a esa idea, asumiendo un temor por la posibilidad de dar estatus de beligerancia o reconocimiento político a grupos terroristas, el Jefe de Estado siguió con esa idea y no reverso la inclusión del conflicto.

El mandatario en el encuentro pidió a los legisladores apoyar la ponencia de Roy Barreras, que en su artículo 3, incluye el reconocimiento del conflicto armado.

Al concluir la reunión, el Jefe de Estado en declaración a los medios, insistió en que hay conflicto armado.

"Como lo dije en forma espontánea conflicto armado interno tenemos hace mucho tiempo", dijo el mandatario.

"Aquí no hay nada nuevo, aquí no se está haciendo una adición a algo que se tenía en el pasado sino que continúa una situación muy clara y es que las Fuerzas Armadas están operando bajo el Derecho Internacional Humanitario que presupone la presencia de un conflicto armado interno", recalcó.

Sin embargo, Santos advirtió que reconocer el conflicto no implica que bajarán la guardia las Fuerzas Militares.

"Reconocer el conflicto, de ninguna manera significa que los terroristas dejen de ser terroristas porque ellos son terroristas porque cometen actos de terrorismo", enfatizó.

"De ninguna manera significa que les vamos a dar un reconocimiento especial y mucho menos que estamos allanando el terreno para la beligerancia", aseguró.

Finalmente, el presidente dejó claro que seguirá la actitud firme de la Fuerza Pública en contra de los violentos y los narcoterroristas que combaten el Estado Social de Derecho del pais.

¿Qué acordaron?

De otro lado, ha trascendido de la reunión que las víctimas de las bandas criminales (bacrim) no serán reparadas en el marco de esta iniciativa.

La decisión se da toda vez que las bacrim son delincuencia común y no pueden ser resarcidas sus víctimas en el marco del Derecho Internacional Humanitario.

El problema planteado es que si la ley sólo menciona a los grupos armados ilegales, excluyendo a los delincuentes comunes, no quedan precisas las definiciones de organizaciones como las bacrim.

El Gobierno y su bancada han advertido que las víctimas que se van a reparar son las de los grupos armados y no de delincuencia común.

Finalmente, se concretaron varias ideas alrededor de la reparación para las víctimas de agentes del Estado.

Se corrigió el posible error que contemplaba que se invertía la carga de la prueba para precondenar al Estado.