A reemprender el camino

Tras el compromiso activo de Barack Obama, Colombia debe proyectar, de cara a la aprobación del acuerdo, una diversificación productiva hacia su principal destino de exportaciones.

La radicación por parte del gobierno del presidente Obama del TLC con Colombia en el Congreso norteamericano abre nuevas perspectivas para la aprobación de este acuerdo bilateral. La noticia resulta de la mayor importancia, porque el país se había quedado “sin el oro y sin el moro”, es decir, sin acuerdo comercial a la vista y sin extensión de las preferencias del Atpdea.

Alrededor de 61% de las exportaciones colombianas hacia EE.UU. aprovecharon los beneficios del Atpdea, lo que evidencia la relevancia de este mecanismo para el comercio exterior de nuestro país. Esto significaría que en estos últimos dos meses, al menos 600 millones de dólares de exportaciones, para las cuales resulta especialmente relevante el Atpdea —entre ellas flores, confecciones, textiles, manufacturas de cuero y calzado—, se habrían visto perjudicadas en ese mercado.

De continuar esta tendencia, Colombia quedaría a merced de las exportaciones del sector minero-energético, el cual, en la práctica, no necesita de preferencias bilaterales ni unilaterales. De hecho, en la actualidad los productos del petróleo y el carbón concentran cerca del 70% del total de las exportaciones hacia Estados Unidos.

El anuncio de que en dos meses Colombia podría contar con la aprobación del TLC, con el compromiso activo de Obama, que ahora luce fortalecido, puede resultar una oportunidad propicia para proyectar la diversificación productiva hacia nuestro principal destino de exportaciones. Los estudios realizados por la firma Araújo Ibarra en 2006 identificaron en su momento oportunidades comerciales para 500 productos, entre los cuales se destacaron actividades de valor agregado como maquinaria y material eléctrico, plásticos y sus manufacturas, químicos y farmacéuticos, equipo para transporte, entre otros. La actualización de estos estudios se constituye en una acción prioritaria, sobre todo en momentos en los que la estructura productiva del país ha cambiado y la competencia arrecia.

Por otro lado, es importante atender con criterios técnicos más que políticos a aquellos sectores que puedan ser afectados con la entrada en vigencia del TLC, especialmente en productos agropecuarios como el arroz, el maíz, el frijol, los aceites y el pollo, donde la industria colombiana presenta problemas visibles de competitividad frente a Estados Unidos.

En este contexto, hay que recibir como una buena noticia el “envión” anunciado por el Gobierno Nacional para actualizar la infraestructura vial, con el fin de que el país pueda reducir costos de transporte y tiempos en los movimientos de mercancías, aspecto que resulta particularmente sensible para la industria y la agroindustria dentro del país. El rezago de Colombia en materia de infraestructura le impide estar al nivel de importantes competidores regionales como Chile, que cuentan con un TLC en marcha, y aun de competidores más lejanos, que, como en el caso de China, sin TLC con los Estados Unidos, seguirá siendo su principal abastecedor en los próximos años.

 *Director Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas Universidad del Rosario.

Para tener en cuenta

¿Cuándo se firmó?
El 22 de noviembre de 2006.

¿Qué falta?
Que el Congreso de Estados Unidos lo apruebe y se lleve a cabo el intercambio de los instrumentos de ratificación por parte de cada una de las partes.

¿Qué pasa con la economía nacional?
Se prevé crecimiento de un punto anual adicional en la economía y reducción de dos puntos en la tasa de desempleo, en un periodo de cinco años.

¿Cuántos nuevos empleos se generarían?
En promedio, 380.000.

¿Cuánto compra EE.UU. a Colombia?
En 2010, el 43% de las exportaciones totales de Colombia, correspondientes a US$16.900 millones, fueron a EE.UU.

¿Cuánto compra Colombia a Estados Unidos?
En 2010, las importaciones de Colombia procedentes de ese país superaron los US$10.400  millones.

¿Qué pasará en biodiversidad?
Se incorporó la protección a la biodiversidad. Se consagraron mecanismos para evitar el otorgamiento de patentes que versen sobre ésta.

¿Y si no se aprueba?
Con TLC, se obtendría 40,5% más de comercio. Sin él y sin preferencias arancelarias (regían desde 1991), la caída del comercio bilateral alcanzaría el 57,6%.

Reacciones

Javier Díaz Molina
Presidente de Analdex


Según el dirigente, “matemáticamente es posible” que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos sea aprobado en el verano estadounidense (mitad de julio), pese al  receso del Congreso de EE.UU.

Hernando José Gómez
Director de Planeación Nacional


El directivo aseguró que de ponerse en marcha el TLC, al cabo de cinco años habría 1,5 millones de nuevos empleos y afirmó que “esto nos podría poner medio punto de crecimiento adicional por año”.

José Stalin Rojas
Dir. Administración de Empresas de la Universidad Nacional


Para el académico, la reunión entre los presidentes, Santos y Obama, “desempantanó el TLC sin ilusionarnos con unos plazos”. Dijo que la espera “no influiría en el ánimo de los exportadores”.

Gabriel Silva Luján
Embajador de Colombia en EE.UU.


“Como todo Congreso, el comportamiento de sus miembros es bastante impredecible”, dijo Silva. Agregó, que el “Atpdea está en cierta forma secuestrado” debido a que no hay movimiento en los acuerdos comerciales.

Dan Restrepo
Asesor para asuntos latinoamericanos de la Casa Blanca


El funcionario dijo que “el proceso es un poco enredado” y manifestó que espera que los tres tratados pendientes (Colombia, Panamá  y Corea del Sur) estén aprobados “ojalá este verano”.

Diego Otero Prada
Decano de Economía U. Central

Manifestó que “todavía no hay seguridad de que el TLC esté aprobado”. Recalcó que los sindicatos de EE.UU. seguirán peleando por las normas laborales y estimó que el tratado estará listo en el segundo semestre de 2011.