Reforma a la educación, en la arena política

El Ministerio de Educación radicará, después de meses de discusión, su proyecto de reforma a la Ley 30 de educación de 1992.

Llegó la hora de la educación superior en el Congreso. Después de más de cuatro meses de foros, conferencias y reuniones con los gremios de educación universitaria y técnica y tecnológica, el Ministerio de Educación, en cabeza de la ministra María Fernanda Campo, presentará este miércoles el proyecto de reforma a la ley de educación. El articulado final incluye buena parte de las recomendaciones de los rectores, en cuanto a temas como autonomía, financiación e internacionalización.

La ministra declaró, en entrevista con El Espectador, que ya había comenzado el trabajo con algunas bancadas en el Congreso. La iniciativa tendrá cuatro debates, pero todavía no es claro si entrará por Cámara o Senado. Las dos asociaciones universitarias metidas en la batalla, Ascun (Asociación Colombiana de Universidades) y Sue (Sistema Universitario Estatal), advirtieron que estarán pendientes del proceso político, pues aunque el ministerio incluyó en el documento definitivo los artículos de la ley estatutaria sobre autonomía, las universidades siguen en desacuerdo en cuanto a la creación de universidades con ánimo de lucro y la distribución de los recursos.

La iniciativa plantea que las instituciones de educación superior recibirán 1.5 billones de recursos adicionales y que serán distribuidos según los criterios de calidad propuestos por el Gobierno. Las universidades, en desacuerdo y con una posición crítica frente a temas como la autonomía de las instituciones técnicas y tecnológicas, proponen que el 50% sea transferido siempre y que la otra mitad sí se otorgue a través de dichos criterios.

Esa no es la posición del sector técnico y tecnológico. Carlos Prasca, vocero de la Red de  Instituciones Técnicas y Tecnológicas, dijo que el proyecto les “trae inmensas ganancias a las instituciones de educación superior”. Los establecimientos educativos, durante la presentación final del proyecto en el Ministerio de Educación, apoyaron la reforma y dieron su respaldo total al ministerio.

Si la ley pasa sin modificaciones, las instituciones técnicas y tecnológicas tendrían la misma autonomía administrativa y presupuestal que las universidades y, de esa manera, una mayor posibilidad de acreditarse y ofrecer programas de pregrado, posgrado, doctorado y maestría.

Ascún se reunirá el lunes en la tarde para definir su posición y la ruta a seguir. Con el articulado en las manos, los representantes de universidades e instituciones técnicas y tecnológicas apenas comienzan el camino político de la reforma.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Seat regresa más fuerte

Destinos recomendados para ver las estrellas