Reforma a la justicia, un pulso por venir

Analistas y congresistas discuten dónde tendrá lugar el principal debate de la reforma.

Ya es un secreto a voces que la reforma a la justicia, que será presentada ante el Congreso el Próximo 20 de julio, producirá un fuerte pulso entre los citados a la mesa de concertación, agendada para el 11 y 12 del mismo mes. Analistas y parlamentarios auguran que el debate más duro se dará entre los mismos magistrados de la Corte Suprema de Justicia y los de la Constitucional, por el llamado choque de trenes. El Espectador consultó a jurisconsultos de alto nivel y congresistas de las comisiones Primeras de Senado y Cámara con el fin de que explicaran cuáles serán los puntos más polémicos de dicha reforma.

La mayoría coincidió en que los principales temas que debe tratar la reforma, y en los cuales se darán las discusiones más fuertes, son: acceso a la justicia, eliminación del Consejo Superior de la Judicatura, modificación del procedimiento penal, designación del fiscal general de la Nación y reforma a la Comisión de Investigación y Acusación.

El senador Liberal Juan Fernando Cristo advirtió que los principales temas a abordar en la próxima reunión entre Gobierno y altas cortes deberán ser: fortalecimiento presupuestal y administrativo de la rama; juzgamiento de los altos funcionarios del Estado, en especial en lo que concierne a la Comisión de Acusación e Investigación; el mecanismo de elección de los magistrados; qué va a pasar con el Consejo Superior de la Judicatura y cómo tratar el tema de la tutela para evitar los choques de trenes. “Lo que hemos sostenido es que todo esto debe ir pensado en cómo descongestionar la justicia y como garantizar el acceso de los ciudadanos a ella”, enfatizó Cristo.

El senador Juan Carlos Vélez coincide con Cristo en que uno de los elementos más urgentes a tratar en la reforma es el acceso de  los ciudadanos al sistema de justicia. “No sólo se debe pretender modificar la cúpula de la justicia, sino que tiene que garantizar el acceso a todos los colombianos. Para eso es importante impulsar la reforma, pero también leyes como: jueces de paz, delitos menores, código de convivencia ciudadana y arbitramento”, expresó el parlamentario antioqueño.

Vélez sostiene que una de las discusiones más candentes versará sobre la tutela y el enfrentamiento que ésta produce entre jueces y magistrados, e incluso, entre magistrados de una y otra Corte. A su vez, afirma que respecto al Consejo Superior de la Judicatura, él es partidario de que se implante un consejo consultivo con los presidentes de las altas cortes y que haya un gerente especializado en manejar el presupuesto de la rama. “Porque el presupuesto anual que se maneja es de cerca de $2 billones”, advirtió Vélez.

“En cuanto a la Comisión de Acusaciones, creo que todos consideramos que se debe acabar. En su reemplazo se habla de crear un supertribunal para el juzgamiento de aforados, pero esa idea hay que aterrizarla”, dijo el parlamentario del Partido de la U.

Carlos Gaviria, expresidente de la Corte Constitucional, indicó que la reforma tiene que servir para apaciguar el “choque de trenes” entre las altas cortes y aseveró que “es necesario que quedé claramente establecido que en materia constitucional la Corte Constitucional es quien debe tener la ultima palabra”.

Por otra parte, el presidente de la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), Gustavo Gallón, insistió en que la Corte Constitucional debe continuar siendo la instancia de tratamiento de la tutela. Frente a si debe o no ser eliminado el Consejo Superior de la Judicatura, el reconocido penalista aseveró: “Será el gran sacrificado porque se ha convertido en tribunal de bolsillo del Gobierno”, y coincidió con el senador Vélez en que la fórmula para reemplazarlo será una sala plena, con presidentes de las cortes y un gerente.

Para Gallón, uno de los nervios de la reforma es la necesidad de replantar el procedimiento penal, en cuanto a que en el actual la víctima no es sujeto procesal y queda al arbitrio del fiscal. Respecto a la elección del fiscal, el presidente de la CCJ asevera que se impondrá la propuesta del exfiscal Alfonso Gómez Méndez, quien dice que debe ser la Corte la que presente la terna al presidente y no al revés.

A la Comisión de Acusación la calificó como una “vagabundería” que debe ser eliminada y estimó que los aforados deben tener doble instancia.

Por ahora, analistas y senadores parecen coincidir en cuáles son los temas sobre los que tiene que versar la reforma a la justicia, pero habrá que esperar a ver si magistrados y Gobierno también están tan de acuerdo.

Tutela, en el lente de la reforma a la justicia

Cuando se celebran los 20 años del nacimiento de la Constitución que hoy rige a Colombia, ya se agita la discusión sobre una probable reforma a la tutela, una de las banderas de la Carta Política.

  Según lo ha advertido el Gobierno a través del ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, es necesario incluir una reforma a la tutela, ya que por cuenta de ésta se han desatado fuertes enfrentamientos entre la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional.

Según Vargas Lleras, así se hará en la reforma a la justicia que será presentada al Congreso el próximo 20 de julio, con el fin de evitar lo que se conoce como el ‘choque de trenes’, es decir,  “tutela  contra sentencias judiciales” , en palabras del jefe de la cartera.

 Al paso le salió Antonio Navarro Wolff, quien afirmó: “todo el que se meta a limitar  la tutela de forma inconveniente pierde. Esta es una herramienta popular y el que la quiera reformar ‘lleva’”.