Rezago en infraestructura aérea del país, advierte Fedesarrollo

El informe presentado llama la atención sobre atraso en tecnología de navegación y debilidad institucional.

Un informe elaborado por Fedesarrollo indica que el país registra un rezago en infraestructura aérea, tecnología de navegación, costos elevados de operación y debilidad institucional.

Ante este preocupante panorama, el estudio plantea la necesidad de desarrollar una política pública que se extienda a 15 o 20 años y que garantice una infraestructura terrestre pensada a 30 años para que sea competitiva.

El informe alerta sobre las tarifas de combustibles poco competitivas para las empresas aéreas colombianas.

Otro aspecto fundamental en los retos para la competitividad del sector, es lograr tarifas de combustible en línea con los costos internacionales que promuevan la integración nacional. Para citar un ejemplo, el sobrecosto de combustible en Leticia es de 3.90 dólares por galón, dice el informe.

Propone la negociación estratégica de los Acuerdos de libertades aéreas, considerando el turismo receptivo y el comercio exterior. El fortalecimiento institucional y presupuestal de la Aeronáutica Civil (Aerocivil) es sustancial para construir este camino.

“En los años recientes el crecimiento del transporte aéreo ha sido exponencialmente acelerado, y si bien este crecimiento se explica en parte por el dinamismo de la economía colombiana, las políticas públicas no han respondido de manera estratégica y eficiente para apoyar la curva de crecimiento del sector. Esta se encuentra hoy amenazada si no se genera el escenario público-privado que le permita a Colombia consolidar este sector que debe ser protagonista del desarrollo y competitividad del país en el corto y mediano plazo, más aún si pensamos enfrentar acuerdos de libre comercio con otros países y regiones del mundo”, dice Mauricio Olivera, investigador asociado de Fedesarrollo autor del informe.

El aeropuerto Eldorado concentra el 75% del tráfico internacional del país, es el tercer terminal en movimiento de pasajeros en Latinoamérica y el primero en movilización de carga, su importancia en la conectividad nacional e internacional lo convierte en una prioridad Nacional. La agenda de coyuntura presentada al Presidente de la Republica debe ser atendida con urgencia y con el acompañamiento internacional de la IATA, destaca el estudio.

El sistema aeroportuario debe tener una política a largo plazo, más allá de las concesiones vigentes. “Se debe anticipar el desempeño y el tamaño de los aeropuertos, en términos de tráfico, a fin de que se prevean inversiones que cubran las necesidades del país, a costos razonables para toda la cadena”, dijo el presidente de la Asociación del Transporte Aéreo en Colombia (ATAC).

Cifras de la aviación

En la última década la transformación e innovación de la industria ha sido fundamental en la consolidación y crecimiento del sector. El número de operaciones nacionales entre las principales ciudades se incrementó en 45.000 vuelos, en 2010 se registraron 119 mil vuelos.

Las sillas ofrecidas también aumentaron; pasaron en el mercado nacional de 8 a 14 millones de asientos. Las operaciones internacionales se duplicaron, el sector pasó de ofrecer 431 rutas a 900.

En materia tecnológica y tras una inversión de más de 8 mil millones de dólares, las aerolíneas colombianas tienen una de las flotas más jóvenes de América, con una edad promedio de 5 años. Lo cual impacto significativamente en la reducción de los niveles de emisión de CO2 y mitigación del ruido. El 72% de la flota es etapa 4, es decir tecnología de punta en aviación.

En materia de generación de empleo se han creado más de 190 mil puestos de trabajo en el país por parte del sector aéreo. Esto ha sido posible también a la significativa inversión extranjera, somos el único país de la región en donde los grandes jugadores de América Latina compiten en el mercado doméstico, destaca Fedesarrollo.

“El estudio de Fedesarrollo, nos permite reafirmar que el aporte del sector aéreo al desarrollo de Colombia es innegable, sin lugar a dudas, somos multiplicadores del dinamismo en la economía nacional. La industria es un facilitador fundamental de la prosperidad, su función, crecimiento y dinamismo aporta beneficios a la economía y a la sociedad que ninguna otra actividad puede proveer”, explicó Manuel Leal Angarita, presidente de ATAC.

Temas relacionados