Ricardo Gareca: "Colombia puede sorprender"

El técnico campeón de Argentina dice que la selección tiene buenas individualidades para esta Copa América.

Aquel Tigre de melena dorada que hacía explotar las redes colombianas en la década de los ochenta hoy es un hombre sabio del otro lado de la línea de cal. No perdió el pelo Ricardo Gareca. Tampoco las mañas. Cómo será que el delantero que conmovió a Cali con la camiseta del América volvió a ser campeón con Vélez Sársfield, el club más juicioso del fútbol argentino. Lo único que le faltó para coronar un primer semestre lleno de gloria fue clasificarse a la final de la Copa Libertadores. De todos modos, el Torneo Clausura no puede tomarse como un consuelo. Por el contrario, llenó de felicidad las calles de Liniers, tradicional barrio porteño, y a este entrenador de primera clase.

Lo deja claro en la Villa Olímpica, ese complejo deportivo a la altura de Europa, ubicado en la zona oeste de la provincia de Buenos Aires. Ahí mismo, donde recibe a El Espectador, Gareca habla del título, la frustración copera, su pasado en Colombia y de la Copa América que comenzó el viernes en Argentina.

Está claro que la Copa es un torneo difícil. Sin ir más lejos, este Vélez se quedó en el umbral de la final…

Estuvimos cerca. Fue una verdadera pena habernos quedado afuera. Y, la verdad, a todos nos dolió la eliminación con Peñarol. De todos modos, el hincha tiene que estar tranquilo porque Vélez dejó todo. Cuando arrancó el semestre nos habíamos planteado llegar lo más lejos posible a los dos torneos. Pero arrastrábamos 11 partidos más que el resto. Y así se hace difícil. Podés llevarte todo o nada. Igualmente, llegar a las semifinales de un torneo de esta naturaleza no es algo para menoscabar. Tenemos que asumir que la Copa no era para nosotros, pero dejamos una buena imagen. Eso es importante.

¿Peñarol fue un justo ganador de esa llave?

El equipo uruguayo tiene mucho oficio, es práctico. Lamentablemente no pudimos llegar a nuestro máximo rendimiento. Tuvimos problemas en una serie que requiere estar en la plenitud. Y si hay un día en el que no te salen las cosas, todo es más complicado.

¿Se imaginaba que Santiago Silva, el goleador, podía fallar aquel penalti?


Era el encargado de patearlo. Si se lo daba a otro jugador y pateaba mal, iban a decir que me había equivocado. Hay que tener calma. Silva representa mucho para Vélez. Es un delantero espectacular. Y no va a cambiar el concepto que tengo de él por haber fallado en esa jugada.

¿Fueron el mejor equipo del torneo? Al menos eso dicen todos en el ambiente.

Es una satisfacción y me llena de orgullo que los rivales reconozcan todo lo que hicimos. En un torneo complicado, salir campeones es algo magnífico.

¿Cuál es el secreto de Vélez?

Creo que el secreto es que hay un buen plantel, algo corto, pero sus jugadores tienen calidad. Además, hace mucho tiempo que ellos juegan juntos y que estoy al frente del equipo. Y eso es importante. Nos ayudaron los resultados y hemos tenido el respaldo de los dirigentes para poder trabajar sin mayores sobresaltos. Creo que somos un equipo serio.

¿Cómo hace ahora, que fueron campeones, para encarar el próximo semestre?


No nos podemos relajar. Somos un equipo que viene animando los campeonatos en el país y fuera, y hay que seguir de la misma manera. Ojalá podamos mantener esta línea. Será fundamental para seguir creciendo como institución.

¿Hasta cuándo se ve dirigiendo a Vélez?

Mi contrato es hasta diciembre y no está en mis planes irme. Tengo un compromiso con Vélez y, por costumbre, respeto los contratos. Y si los resultados no se dan, bueno, se evaluarán las distintas situaciones. Pero hasta fin de año me quedo en Liniers.

Usted dijo que le gustaría ser el Alex Ferguson de Vélez.

Sí, es cierto. Me encantaría estar mucho tiempo en Vélez. Es un club en el que me siento cómodo y feliz. Pero también tengo claro que todo depende de los resultados. Así es el fútbol argentino, muy exitista. Por eso hay que ser medidos a la hora de hablar. Estoy contento de estar en una institución como esta. Es un club que sostiene los proyectos y tiene compromiso.

Colombia...

Hace un lustro que al Flaco del cabello rubio no se le ve por Colombia. Su paso por Santa Fe, con suerte adversa, fue su última vez en el territorio nacional. Y a pesar de la buena campaña que había hecho sentado en el banco del América, su ciclo duró menos que un año. Por conflictos con los directivos, renunció. “Así y todo la experiencia en América fue positiva. Y en el futuro podría existir la posibilidad de dirigirlo, es algo que me gustaría. Pero habrá que ver. Sé que tengo las puertas de América abiertas y me encantaría volver a ser el técnico”, puntualiza.

¿Cree que el fútbol colombiano va a tener un equipo como el América que integró usted?


Nunca se sabe qué puede ocurrir en el fútbol. Todo es posible. Sí recuerdo que en aquel equipo tenía excelentes jugadores y compañeros. Entre ellos Sergio Santín, con quien hicimos una fuerte amistad y hasta hace poco integró mi cuerpo técnico. Y siempre mantengo contacto con él.

¿Cómo ve a Colombia para esta Copa América?

Está en un proceso de renovación y la capacidad de sus jugadores siempre está latente. Lo están demostrando en sus clubes. Pienso que pueden hacer un buen campeonato si esas individualidades se amalgaman colectivamente. Seguro van a andar bien.

¿Puede sorprender?

Sí, claro. ¿Por qué no? En el fútbol siempre hay lugar para las sorpresas. Por eso creo que Colombia puede llegar lejos.

¿Qué opinión tiene del técnico Hernán Darío Gómez?

Es un muy buen técnico, increíblemente capaz y con buena experiencia. Le dio mucho al fútbol colombiano y en esta Copa América tiene la posibilidad de mostrar todo lo que aprendió.