Rusia y Sudáfrica piden intervención de la ONU para resolver conflicto libio

Representantes de la Unión Africana reiteraron su rechazo a la intervención militar extranjera y acordó no ejecutar la orden de arresto contra Gadafi.

Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Sudáfrica, Jacob Zuma, abordan el conflicto en Libia, en el que ambos abogan por la mediación de la ONU y la Unión Africana (UA).

Antes de la reunión, Medvédev expresó su confianza en que el líder sudafricano exprese su opinión sobre “cómo lograr la paz” en el país norteafricano durante la reunión que Zuma mantendrá con el Grupo de Contacto Internacional sobre Libia.

Por su parte, el mandatario sudafricano aseguró que informará a los dirigentes rusos y aliados sobre las conclusiones de la reciente cumbre de la UA.

“Estoy contento de que estén presentes los representantes de la OTAN, ya que así surgirá la posibilidad de intercambiar opiniones sobre el problema libio y los planes de cómo vemos su solución”, dijo.

Zuma, miembro del Comité de Alto Nivel de la UA para Libia, transmitirá a los aliados la propuesta del organismo panafricano, que aboga por una “solución política” al conflicto.

La propuesta alcanzada por la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la UA, celebrada en Guinea Ecuatorial entre el 30 de junio y el 1 de julio, incluye la presencia de una fuerza de paz dirigida por la ONU y la no participación del líder libio, Muamar al Gadafi, en las negociaciones.

Libia ocupó gran parte de la agenda de esta reunión de la UA, en la que ese organismo reiteró su rechazo a la intervención militar extranjera y acordó no ejecutar la orden de arresto contra Gadafi emitida por la Corte Penal Internacional.

Tanto Rusia como Sudáfrica son críticos con la OTAN, a la que acusan de sobrepasar su mandato con los bombardeos del país norteafricano y su claro respaldo diplomático y logístico a los insurgentes.

En el marco del Consejo OTAN-Rusia en Sochi (mar Negro) el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, negó hoy que la Alianza Atlántica esté violando el mandato internacional de la ONU con la operación militar en Libia.

“Nuestro mandato es evidente. Actuamos en el marco de la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad que permite utilizar todas las fuerzas y medios posibles para prevenir la amenaza de ataque sobre la población civil”, afirmó Rasmussen, citado por las agencias rusas
Rasmussen subrayó que “todo lo que la OTAN hace en Libia junto a sus socios se corresponde plenamente con ese mandato”.