Ryan Giggs, envuelto en un 'lío de faldas'

El mediocampista del Manchester United faltó a un entrenamiento, presuntamente por encontrarse en prácticas adulteras.

Ryan Giggs faltó este martes al entrenamiento del Manchester United, un día después de que se le identificara como el deportista que solicitó un mandato judicial para evitar la difusión de informaciones sobre una supuesta relación adúltera.

El club no había informado que el centrocampista estuviera lesionado y los medios locales aseguraron que su ausencia busca evitar la distracción del equipo con cuestiones extradeportivas a solo cuatro días de la final de la Champions contra el Barcelona en Wembley.

Al término de la sesión de entrenamiento a puertas abiertas que celebró el equipo, el entrenador, Alex Ferguson, rechazó responder preguntas sobre Giggs y sobre su importancia para el equipo.

"Todos los jugadores son importantes para nosotros", zanjó el técnico, evitando entrar en un asunto que se ha convertido en un gran escándalo mediático en el Reino Unido.

Después de días de rumores, el nombre de Giggs fue mencionado el lunes por el diputado John Hemming, que hace campaña en favor de la libertad de expresión y en contra de los mandatos judiciales que impiden la difusión de informaciones sobre la vida privada de personas famosas que buscan proteger su intimidad.

Hemming mencionó a Giggs afirmando que no sería práctico encarcelar a las 75.000 personas que ya le han nombrado a Twitter como el deportista que presuntamente tuvo una relación con la estrella del programa de televisión "Gran Hermano" Imogen Thomas.

El diputado decidió utilizar su inmunidad parlamentaria para identificar al futbolista, minutos después de que el Tribunal Supremo decidiera rechazar el levantamiento de la prohibición a los medios para publicar lo que era desde hace días un secreto a voces.

El Supremo respondió así a una petición del diario sensacionalista "The Sun", que solicitó el levantamiento de la prohibición de difundir el nombre del deportista implicado después de que un periódico escocés nombrara a Giggs el fin de semana y de que su nombre circulara profusamente en internet.

El galés Ryan Giggs (37 años) es uno de los jugadores más respetados de la Premier por su trayectoria con el Manchester United, equipo con el que juega desde 1990, y por encarnar hasta ahora la imagen del futbolista alejado del mundo del cotilleo.

Está casado desde 2007 con Stacey Cooke, su pareja desde hace años, con la que tiene dos hijos de 8 y 5 años.