Sí hay viviendas para damnificados

La directora de la Caja de Vivienda Popular, Dory Chaparro, dice que aporte de reposición de casas será desde 26 millones de pesos.

Uno de los grandes dilemas a la hora de enfrentar una tragedia invernal es la reconstrucción de viviendas. Solo en Bogotá, cerca de 3.200 familias viven en lugares declarados como de alto riesgo no mitigable. Dory Chaparro, directora general de la Caja de Vivienda Popular de la Secretaría de Hábitat distrital, explica el plan de ayudas para las familias que,  según el Fopae,  están ubicadas en esas zonas .

¿Cómo es el apoyo?

El primer mes el arriendo lo cubre el Fopae y a partir del segundo lo paga la Caja de Vivienda Popular. Es una ayuda de entre 200.000 y $300.000 mensuales, que se paga durante un año. Después, a quienes eran propietarios, les ayudamos a comprar una vivienda de reposición del valor de 50 salarios mínimos, que son $26’780.000.

¿Estaban preparados para la temporada invernal?

Habíamos arrancado con un inventario de 10.700 viviendas en alto riesgo, pero los efectos de las lluvias han sobrepasado cualquier cálculo. Hemos recibido 2.000 familias para reasentar y eso implica un cambio en lo planeado.

¿Cuál es el presupuesto de la Caja de Vivienda Popular hoy?

Este año iniciamos con $21.000 millones y el Concejo nos adicionó $11.500 millones más.

¿Qué dificultades han tenido para la reubicación de las familias?

Nos preocupa que en la ciudad no haya suficiente oferta de viviendas de 50 salarios mínimos.

¿Quiénes tienen derecho a estas viviendas?

Sólo tienen derecho las familias que se encontraban en las zonas antes de ser declaradas en alto riesgo no mitigable.

¿Cuánto tarda el proceso?

Lo ideal es que dure un año, pero tenemos reasentados de cuatro meses porque consiguen rápidamente una vivienda.

¿Cuáles son las zonas en mayor situación de riesgo en Bogotá?

Usme se ha complicado bastante. En Ciudad Bolívar y en Usaquén también hay familias en lugares de riesgo.

¿De quién es la responsabilidad de que se siga construyendo en lugares de alto riesgo?

Tiene que ver mucho con el control inmobiliario que está en cabeza de las alcaldías.

¿Qué le hace falta a la Caja de Vivienda?

Con el aumento de las emergencias nos hemos quedado cortos en infraestructura física. En este momento estamos atendiendo las emergencias y dejando un poco de lado los procesos de las familias que venían en el programa.

Temporada invernal en cifras, infografía aquí

 

últimas noticias