Sólo ganó la garra

Aunque se rajó en definición, al equipo charrúa le bastó con un gol de Álvaro Pereira para acceder a cuartos de final, ronda en la que enfrentará este sábado en Santa Fe a Argentina.

Las redes que visten los arcos de los ocho estadios argentinos de la Copa América han tenido poco movimiento. El gol se ha resistido durante el evento continental y, si no, que lo diga la selección de Uruguay, que anoche apenas si pudo anotar a través de Álvaro Pereira para derrotar a México y acceder a cuartos de final.

Los 25 tantos en 16 partidos, comparados a los 86 en total que se marcaron en los 26 encuentros disputados en Venezuela 2007, hablan de la poca efectividad de los delanteros. Diego Forlán puede dar fe de esos números que le han jugado una mala pasada en el torneo en el que sigue en blanco.

Anoche, en el estadio de La Plata, Uruguay propuso desde el inicio, pero más con corazón que con inteligencia y serenidad. Claro, era el de la necesidad, el que tenía la presión de su lado porque el fantasma de la eliminación le respiraba en la nuca. Uruguay era el único con intereses, porque al fin y al cabo México fue un invitado insípido y poco ambicioso.

El gol, al minuto 14, fue el reflejo de esa necesidad charrúa: tras un borbollón en el área, después de un cobro de tiro de esquina, Álvaro Pereira aprovechó el rebote del portero Michel y anotó, casi metiéndose con el balón a la portería.

Ese gol bastó para que Uruguay se clasificara a los cuartos de final del torneo, en el que enfrentará nada más y nada menos que a Argentina, este sábado (4:00 p.m.). en Santa Fe.

Le bastó porque a pesar de la indefinición que padecen ahora los hombres de ataque de Tabárez, tuvieron al frente a la peor selección del certamen, la que no sumó ningún punto y apenas gritó una diana.

Fernando Muslera no justificó su sueldo anoche y a la zaga defensiva charrúa le hicieron el trabajo fácil los mexicanos.

Los manitos ni siquiera aprovecharon las increíbles fallas de Luis Suárez, Cebollita Rodríguez y Diego Forlán. Sobre todo las del hombre del Atlético Madrid, quien incluso desperdició una opción debajo del arco.

Por suerte para él, su selección sigue en carrera y podrá reivindicarse con el pórtico, aunque no sea tan fácil de vencer el del argentino Sergio Romero. Sólo un gol será el moño para celebrar, como se debe, que esta semana haya cumplido un año de haber sido nombrado como el mejor jugador de Sudáfrica 2010. Y que anoche haya igualado el récord de presencias (79) en el combinado charrúa, que pertenecía al exportero Rodolfo Rodríguez.