Sabe más por viejo que por diablo

De la mano del veterano Ryan Gigg, de 37 años de edad, el mejor equipo inglés de las últimas décadas eliminó con facilidad al Chelsea y enfrentará ahora al ganador de la serie Schalke-Inter.

Después de los partidos de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, la semana pasada, quedó la sensación de que tres de las cuatro series ya estaban definidas y que la única que no tenía un claro favorito después de los primeros 90 minutos era la que enfrentaba a Manchester United con Chelsea, a pesar de que los dirigidos por sir Álex Ferguson se impusieron como visitantes 1-0.

Pero el martes no hubo disputa, mucho menos dramatismo. En su estadio, el Teatro de los Sueños, el Manchester demostró nuevamente su capacidad para hacer respetar la casa y ganó 2-1, para clasificarse por cuarta vez en cinco años a semifinales de la Liga de Campeones de Europa, el torneo de clubes más importante del mundo.

En 2007 el equipo inglés cayó en esa instancia con el Milan italiano, en 2008 llegó a la final y se coronó campeón al vencer al Chelsea. En 2009 repitió final, pero cayó frente al Barcelona. Y el año pasado fue eliminado en cuartos por el Bayern Munich alemán.

Y su regreso a semis no pudo ser más feliz. Ante su exigente hinchada y venciendo con claridad al rival más complicado que ha tenido en el fútbol doméstico en los últimos años, el Chelsea del multimillonario ruso Roman Abramovic, quien una vez más fracasó en la Champions.

Los Diablos Rojos fueron mucho más que sus adversarios en los 180 minutos de los dos juegos. Demostraron conocer a la perfección el libreto de su entrenador, quien no en vano completará 25 años en el club en mayo próximo.

Ya con el 1-0 de la ida, con gol de Wayne Rooney, la misión para el Chelsea parecía demasiado complicada, sobre todo teniendo en cuenta que el Manchester no pierde en casa por Liga de Campeones desde 2005.

Pero el partido había que jugarlo y a eso salieron los equipos. De hecho los Blues se acercaron con peligro gracias a acciones de Fernando Torres, Florent Malouda y Frank Lampard.

Pero, como siempre, fue el Manchester el que tomó ventaja, justo antes del descanso, cuando el mexicano Javier Chicharito Hernández aprovechó un preciso centro del talentoso e inacabable Ryan Giggs, para poner su pierna derecha y enviar el balón al fondo.

Promediando el complemento la expulsión del volante Ramires pareció sentenciar el compromiso, pero Didier Drogba, ante un excelente pase de Michael Essien, venció a Edwin Van der Saar y metió a los londinenses en la pelea.

Pero la emoción de los visitantes no duró mucho. Apenas un minuto después de la igualdad apareció nuevamente la magia de Giggs, quien con un toque sutil entre los defensas centrales, habilitó al surcoreano Park Ji-Sung para que con potente remate de pierna zurda superara al arquero Peter Cech y sentenciara la serie, pues ya no había tiempo para la reacción de los visitantes, que además anímicamente quedaron fulminados.

El equipo de Old Trafford, que ha ganado tres veces el torneo, enfrentará probablemente al Schalke 04 alemán, que este miércoles recibirá al Inter de Milán, campeón defensor, con la ventaja de haber ganado 5-2 como visitante.