Sancionado juez que tardó más de 5 años en iniciar un juicio

Fue suspendido durante un mes en el ejercicio de sus funciones.

Con suspensión de 30 días y sin  derecho a remuneración fue sancionado el juez primero Penal del Circuito de Cali, Víctor Flover Ortiz Monguí, por tardarse más de cinco años en iniciar el juzgamiento de un presunto homicida, según lo determinó la Sala Disci0plinaria del Consejo Superior de la Judicatura.

Las omisiones del operador jurídico derivaron en la prescripción del caso que, consecuentemente, llevó a la libertad a un hombre acusado de de homicidio culposo y lesiones personales culposas, sin que si quiera se pudiera demostrar su inocencia.

Según la ponencia del vicepresidente de la Sala, Ovidio Claros Polanco, la decisión terminó favoreciendo de manera injustificada al procesado William Eduardo Gallo Gil, pues no es de recibo el cúmulo de trabajo que alegaba el juez para tardarse tanto tiempo en instalar la audiencia.

“La mora en llevar a cabo la audiencia pública de juzgamiento, cuando para ello tenía solamente cinco días, vulnera dos de los principios más importantes de la administración de justicia: la celeridad y la eficiencia, sin que se encuentre debidamente justificado el actuar omisivo del inculpado”, dice la providencia.

Además, dice la sala, no hubo muestra alguna por parte del disciplinado acerca de su voluntad para dirimir el caso y así lo sugiere el que haya tardado más de cinco años en convocar una simple audiencia.

“No se observa del actuar del disciplinado, que éste haya por lo menos demostrado cabalmente la existencia de una voluntad dirigida a garantizar la pronta y cumplida administración de justicia, por cuanto si bien tuvo momentos en los cuales por fuerza mayor se tuvo que apartar de sus funciones también lo es que mientras estuvo fungiendo como tal y ejerciendo la labor judicial, el investigado no ofreció ninguna conducta diligente que permita verificar el pulso que le dio a la causa penal”, concluyó la Judicatura.