Sandra Hernández: "Me impresiona la sangre"

En 2002 debutó en la televisión como 'Andrea’ en ‘Padres e Hijos'. Hoy con 28 años, se mueve entre los quirófanos y pasillos que sirven como set para la versión colombiana de 'Grey's Anatomy'.

En ‘A corazón abierto’ ¿cuánto ha aprendido de enfermedades?

Mucho, no sólo enfermedades y patologías, sino también del fin de los exámenes clínicos y los procedimientos quirúrgicos.

¿Cuál es la que más le ha llamado la atención?

El pénfigo. Es una enfermedad de la piel, autoinmune, o sea, que el cuerpo se ataca a sí mismo y no tiene una cura definitiva.

¿Un nombre de alguna que le parezca impronunciable?

Afortunadamente hasta ahora no he tenido problema con la pronunciación de ninguna.

¿Le tiene miedo a la sangre?

Miedo no, me da un poco de impresión.

¿Qué es lo más difícil de encarnar a Isabel Henao?

Manipular elementos cortopunzantes.

¿Qué hace exitosa a esta serie?

Preferiría que esa respuesta la dieran los televidentes.

¿Se atrevería a atender a alguien en medio de una emergencia?

Dependiendo de cuál sea la emergencia, pero sin duda alguna ayudaría hasta donde más pudiera.

¿Qué quería ser de niña?

Abogada.

¿Volverá al modelaje?

La verdad es que nunca me consideré modelo, pues hice un par de cosas, pero si ahora me proponen una campaña bien paga, por qué no.

¿El papel más arriesgado que ha interpretado?

Norma en Las trampas del amor, era una trapecista, y a pesar de que me ofrecieron que una profesional me doblara, empecé a entrenar dos horas diarias durante un mes y medio con una trapecista del grupo teatral La Gata... ¡Uf, mis respetos! Logré algunas cosas, pero para otras fue necesario que me doblaran porque era muy peligroso.

¿Qué le aprendió a Íngrid en ‘Todos quieren con Marilyn’?

Humildad.

¿Sigue sin ver mucha televisión?

La verdad muy poca, noticias y algunos documentales.

¿Qué le gustaba de ‘Los Pitufos’?

Bueno, como una niña de 8 años que era en ese momento, me encantaban sus mágicas historias.

¿Censuraría algún programa que haya visto en televisión?

Laura en América, lo vi una vez 20 minutos y me pareció fatal.

¿Su canal preferido?

Natgeo, History, Discovery y Travel and Living.

¿Es cierto que vagó mucho en el colegio?

En realidad hasta 10º fui muy disciplinada, y el último año ya estaba trabajando y eso me complicó un poco las cosas.

¿Extraña algo de Bucaramanga?

Mi familia.

¿Cuál es su lugar preferido en Bucaramanga?

La casa de mi abuela.

¿Cuál sería el primer lugar al que llevaría a un extranjero que no conoce Colombia?

A Palomino (Providencia)

¿Qué le disgusta de la capital?

El tráfico.

¿En qué invierte el tiempo libre?

En mi hijo y en estudiar.

¿Tiene alguna afición?

Escuchar buena música y leer.

¿Qué música le gusta?

Hot Chip, Caribu, Miike Snow, La Roux, Gorillaz, Amy Winehouse, entre otros... y la salsa vieja: Héctor Lavoe y Willlie Colón.

¿Qué tanto le gusta la política?

No mucho, pero me mantengo informada, porque me gusta saber qué está pasando.

¿Quién sería un buen alcalde para Bogotá?

Por los logros alcanzados, me inclino por Peñalosa.

¿Piensa dedicar su vida a la actuación?

Me encanta la actuación indiscutiblemente, pero también tengo otros proyectos a largo plazo.

Lo que más le gusta de su cuerpo.

Mis ojos.

¿Qué la hace feliz?

Ver feliz a mi hijo, a mi familia, a la gente que quiero.

Una tentación…

Viajar y viajar.

¿Qué papel se negaría a interpretar?

Me gustan los retos… por ahora ninguno.

Temas relacionados

 

últimas noticias