Santiago Giraldo: 'Quiero enfrentar a Federer'

El número 62 del mundo sueña con superar la posición 40, obtenida en 1976 por Iván Molina, y así convertirse en el mejor tenista de la historia de Colombia.

¿Es difícil hacer carrera como tenista en Colombia?

Sí, pues no es un país con mucha tradición en el tenis, no hay muchos íconos. Y es un deporte exigente y también costoso.

¿Y para usted ha sido complicado dedicarle la vida al deporte?

Es un reto que asumí desde muy jovencito, creo que querer es poder. Mi familia y Colsanitas me han apoyado muchísimo y me han entregado los aprendizajes necesarios para desempeñarme bien.

¿A quién se quisiera enfrentar?


A (Roger) Federer, con quien estuve a un set de jugar en Basel 2010, pero perdí en octavos de final. Tengo esa espinita, pero aún me queda tiempo para enfrentarlo.

¿Le teme a algún tenista?

Me estoy preparando para enfrentar a cualquier jugador y tener mis posibilidades de ganar cualquier partido que juegue.

Su jugador preferido de todos los tiempos.

Pete Sampras.

¿Tendrá Colombia un número uno del mundo?

Aunque es muy difícil, “nunca digas nunca”.

¿Cuántas horas ha durado su partido más largo?


Casi cinco horas.

¿Un lugar que extrañe de Pereira?

El Club Campestre.

¿Creyó que a los 23 años sería el número uno de Colombia?

Tenía como objetivo ser el número uno del momento en Colombia y lo logré por primera vez a los 21 años. Ahora quisiera ser el número uno en la historia del país, para esto tendría que superar a (Iván)Molina, que a finales de la década del 70 fue el 40 del mundo.

¿Tres cosas necesarias para ser el número 1?

Carácter, perseverancia y voluntad.

Ser deportista le ha permitido conocer varios lugares del mundo, ¿cuál es su preferido?


Montreal y París son ciudades mágicas, me encanta su cultura.

¿Cómo ve el nivel del tenis en Colombia?

Estamos bien, somos los terceros en cuanto a calidad de jugadores de Suramérica y los jóvenes se están preparando muy bien.

¿Es espiritual?

Sí, esto me ha ayudado muchísimo a progresar como persona, porque me llena de tranquilidad y optimismo.

¿En qué cree?

En la unión familiar, en el actuar decidido, en Dios y también en la Virgen de Guadalupe.

¿Cómo manejar la tensión en la cancha?

Canalizándola y concentrándose en la inteligencia que se debe tener para actuar.

¿Siempre quiso ser deportista profesional?

Siempre quise ser feliz haciendo lo que me gusta y siempre me gustó el tenis.

¿Qué soñaba de niño?

Quería ser abogado o político.

¿Qué le falta al tenis en Colombia?

Escuelas, dinero y entrenadores.

¿Tiene algún ‘hobby’?

Me gusta leer la prensa, escuchar música y conversar.

¿Qué asunto lo preocupa?

Me inquieta el progreso de Colombia, pero soy optimista.

¿Es el tenis un deporte exclusivo?

Aunque en el país ahora hay más oportunidades de jugar, no ha dejado de serlo.

¿Quién le suena como alcalde de Bogotá?

Alcancé a sentir regocijo al pensar que Uribe podría ser alcalde de Bogotá, pero con los actuales precandidatos no me cabe duda de inclinarme por Peñalosa.

¿Se dedicaría en algún momento a la política?

Me encanta la política, este es un país donde el aspecto político es fundamental y me encantaría considerarlo luego de terminar mi carrera.

¿Por qué el tenis es el deporte blanco?

Por mucho tiempo la vestimenta por obligación tenía que ser blanca. En Wimbledon es norma jugar con toda la ropa blanca, eso significa caballerosidad y competencia sana, a mí me encanta ese principio.

¿Improvisaba canchas de tenis en la cuadra cuando era pequeño?

El lunes era el único día que no abría el club, jugaba horas en el muro del parqueadero de mi edificio, no podía soltar una raqueta.

¿Qué le cambiaría al deporte?

Sólo le haría una modificación: que jugáramos con un solo servicio. Hoy los gigantes que miden más de 2 metros ganan sacando. Si hubiera sólo un saque, ganarían los mejor preparados físicamente y los de mejor técnica. Por suerte mido 1,88, pues en la actualidad si mides menos de 1,80 estás prácticamente perdido.

 

últimas noticias