"Sarkozy es una amenaza para las libertades"

El empresario francés que ofreció pagar las multas de las mujeres que usen velo integral en la calle le dijo a El Espectador que está dispuesto a gastar en ello hasta US$7 millones.

Con pancarta en mano protestando por la ley que entró en vigencia el lunes en Francia y que prohíbe a las mujeres cubrirse el rostro en la calle, Rachid Nekkaz, un millonario francés, hombre de negocios inmobiliarios y militante de varias causas sociales, se convirtió en el defensor del género femenino. En entrevista desde Francia con El Espectador aseguró que está dispuesto a llevar al presidente Nicolás Sarkozy a la justicia, pues es un “delincuente constitucional”.

¿Por qué está luchando contra la ley que prohíbe el burka?

Esta ley, impulsada por el presidente Nicolás Sarkozy, viola las libertades individuales. Además, va en contra de la Declaración Europea de los Derechos Humanos. Me opongo al uso del velo integral, incluso estoy en favor de un duro castigo contra los maridos que obligan las mujeres a llevarlo, pero en una democracia, la calle es el patrimonio universal de la libertad. No se puede prohibir a alguien vestirse como quiera.

¿Cómo se puede luchar en contra de esta ley?

A través de la asociación “No toques mi Constitución”, que creó un fondo para pagar todas las multas que puedan recibir las mujeres. Junto con mi esposa decidimos subastar una propiedad nuestra por valor de US$3 millones para cubrir esta causa. Inicialmente vamos a pagar todas las multas que las mujeres reciben en la calle. Luego, vamos a demandar al Estado francés ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y, finalmente, decidí ser candidato en las elecciones presidenciales de 2012, como lo hice en 2007, para defender las libertades fundamentales y luchar contra las injusticias sufridas por las minorías.

¿Con qué partido se va a presentar en las elecciones?

Lo haría en las primarias del Partido Socialista. Estoy decidido a participar plenamente en la arena política y luchar contra Nicolás Sarkozy, quien es una amenaza para las libertades en Francia.

¿En qué momento decidió crear este fondo?

He seguido los debates en la Asamblea Nacional. Al principio, estaba de acuerdo con la ley porque trataba de prohibir el velo integral en lugares públicos cerrados. Pero en el momento en que el presidente quiso aplicar la ley de la calle me decidí. El 11 de julio de 2010, cuando la ley fue aprobada, anuncié a la Asamblea Nacional que iba a crear un fondo de US$1’500.000 para pagar las multas.

¿Usted realmente va a ser capaz de pagar todas las multas?

¡Por supuesto que soy capaz! En este momento tengo US$430.000 para hacer frente a las primeras multas, a finales de año tendré US$1’500.000 y luego podré disponer de hasta US$7 millones o más si es necesario.

¿Ya ha pagado alguna?

No. La ley está en vigor desde el lunes y todavía no ha habido una sola multa. Contamos con una red de 288 mujeres que usan el velo integral en Francia y estamos constantemente en comunicación con ellas. Ninguna de ellas ha sido penalizada. Yo mismo quería ser multado por ir con cuatro amigos al frente del Elíseo con máscaras venecianas y una mujer que llevaba el velo integral. Las fuerzas policiales optaron por llevarnos a la comisaría, donde fuimos detenidos durante cuatro horas sin razón. Está claro que esta ley es inaplicable. Teníamos los rostros cubiertos en la calle, es decir, que infringíamos esta ley. Nuestro objetivo es hacer que la ley sea ineficaz e inaplicable.

¿Qué piensa de otras medidas de este gobierno frente a otras minorías?

Sarkozy ha fracasado en su política económica y social. Trata de seducir a los electores atacando a los más débiles en Francia, es decir, los musulmanes. Hoy se prohíbe el velo integral, mañana será la oración, a continuación, las mezquitas... Cada vez va a sacar leyes que no le cuestan al contribuyente pero que le pueden dar resultado político. Espero algún día llevar a Nicolás Sarkozy ante la justicia europea, porque creo que es un delincuente constitucional.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil