Scott Yoo: "Los gringos nos quejamos mucho"

Fundó la Orquesta de Cámara de Metamorphosen y es el director artístico de la Orquesta Sinfónica Juvenil, que hace parte de la Red de Escuelas de Música de Medellín.

¿Por qué viajar a Medellín a trabajar con los jóvenes de la Red de Escuelas de Música?

Julia Salvi me pidió que trabajara con una orquesta juvenil en Colombia. Me dijo que en Medellín el programa de música estaba muy organizado y decidí venir.

¿Que conocía de Medellín antes?

Sabía sobre Pablo Escobar y el narcotráfico. Mi padre había venido como negociante y le había parecido un país hermoso.

¿Cómo ha sido esta experiencia de trabajar con jóvenes de barrios muy pobres, que se vinculan a una orquesta gracias a la Alcaldía?

Te hace reorganizar las prioridades en tu vida. Creo que la mayoría de ellos son más felices que yo, a pesar de que yo puedo tener una vida más fácil, pero siento que aquí aprendo más que ellos.

¿Y qué aprende?

Creo que los colombianos son más optimistas y los gringos nos quejamos mucho.

La comida que más le gusta de Medellín.

Me encantan las arepas y las galletas de coco, esas cosas típicas me parecen deliciosas.

¿Cómo ve el futuro de esta Red de Escuelas de música?

Sé que la política cambia cada cuatro años y espero que la misión de la Red de Música no se vea afectada por eso, porque realmente no es una gran cantidad de dinero, pero da vida y esperanza y previene que cosas malas sucedan para 5 mil muchachos de la ciudad.

¿Cómo encuentra estos muchachos en cuanto a talento y las ganas de aprender?

Comparados con los alumnos en Estados Unidos, el talento es el mismo. Tienen muchas ganas de aprender y son jóvenes muy agradecidos.

¿Son más agradecidos los muchachos aquí?

Estos muchachos, a pesar de ser pobres, son más corteses, pero no quiero decir que los estadounidenses son malos, simplemente son realidades distintas. Los chicos aquí quieren mejorar y se cuelgan de cada palabra, es muy satisfactorio enseñarles porque son muy sinceros. Yo no soy profesor, sólo soy músico y quiero ayudar un poquito. Los muchachos aquí están atentos a todo lo que digas y eso es muy satisfactorio y muchos de mis colegas que vinieron a acompañarme en esta oportunidad, valoran eso.

¿Cuando regresa a su país qué es lo que más extraña de Medellín?

Sin duda alguna la gente. Aquí son muy especiales, tienen mucho calor humano y mucho optimismo.

¿Cómo le pareció el viaje en metrocable?

Espectacular y lleno de contrastes. En un sentido hermoso, por el paisaje, y en otro triste, por la pobreza que se ve en los barrios de las laderas de la montaña.

Temas relacionados