Se hunde proyecto que establecía cárcel para conductores ebrios

El autor, Roy Barreras, acusó a sus homólogos de legislar en causa propia pues si “pescan” a un senador borracho perdería sus derechos políticos.

La reforma al Código Penal para los conductores que manejan en estado de ebriedad se hundió este miércoles en la plenaria del Senado.

El proyecto que buscaba el arresto para quienes condujeran borrachos, tuvo el respaldo de 25 senadores y mientras 34 estuvieron en contra.

La iniciativa promovía que quien manejara ebrio recibiera una pena de ocho a 30 días de arresto, sólo por el hecho de estar borracho al volante.

Aunque el promotor del proyecto, senador Roy Barreras, había señalado que la idea no era “detener a quien se tomara una copa de vino con el almuerzo”, no contó con el respaldo legislativo.

“Nuestro proyecto sólo propendía por castigar a los conductores que por el consumo del licor perdieran los reflejos (…) tratábamos de salvar más de 5.500 vidas de colombianos que en promedio mueren cada año por culpa de conductores irresponsables”, agregó.

Barreras igualmente acusó a sus homólogos de legislar en causa propia, pues si ellos son “pescados” condiciendo borrachos recibirán penas que llegarían a la pérdida del cargo público.

Si pescan a tomando a un candidato o a un empleado público pueden perder hasta el cargo (…) en el peor de los casos si cogen a un senador, representante, alcalde, gobernador o diputado tomando, no podrían volver a lanzarse pues perderían los derechos políticos”, aseguró.

Ahora, sin castigo de momento seguirán quienes en estado de embriaguez con su vehículo atropellen a alguien.