Se remozan los aeropuertos

Con inversiones que superan los US$100 millones, seis aeródromos de la Costa Caribe y los Santanderes se sumarán a la modernización emprendida por el Gobierno Nacional.

Los problemas de comunicación en un país sitiado de montañas obligaron al gobierno en 1974 a tomar la decisión de rebanar el cerro de Palo Negro e  instalar encima un aeropuerto para servir a Bucaramanga, que permitiera una opción más rápida de comunicación entre la capital santandereana y Bogotá, lo que fue calificado en su tiempo como una locura.

Hoy, 37 años después, los ojos del Gobierno volvieron a fijarse en este aeropuerto y en cinco más, los cuales fueron entregados en concesión a un consorcio colombo-coreano para su modernización y ampliación, ante el crecimiento comercial y el desarrollo turístico. Sin embargo, hasta hoy no hay resultados contundentes, ya que el proceso apenas comienza en los aeropuertos Palo Negro de Bucaramanga, Camilo Daza de Cúcuta, Yariguíes de Barrancabermeja, Alfonso López de Valledupar, Simón Bolívar de Santa Marta y Almirante Padilla de Riohacha.

El concesionario tiene previstas inversiones por más de US$100 millones, con lo cual se pretende modernizar estas terminales, que movilizan más de 2 millones de pasajeros al año.

De acuerdo con la Aerocivil, en el Palo Negro se harán inversiones por US$41,7 millones. Estas obras corresponden a la ampliación de la terminal, la cual pasará de 7.350 a 17.589 metros cuadrados. La plataforma se incrementará de 29.746 a 36.992 metros cuadrados. El área de parqueaderos pasará de 4.817 a 9.590 metros cuadrados.

Estas obras obedecen al incremento del comercio en el gran Santander, a pesar de los problemas que se presentaron y que aún están vigentes en la frontera con Venezuela, donde el comercio prácticamente se suspendió.

Pese a esta situación, el aeropuerto Camilo Daza de Cúcuta está en plena modernización. El proyecto del concesionario es  ampliar una de las dos pistas del aeródromo nortesantandereano para mejorar las operaciones, tanto nacionales como internacionales.

En este aeropuerto se harán inversiones por US$14,9 millones, lo que permitirá recibir aviones Airbus A320. Asimismo, se ampliará su plataforma, las calles de rodaje, la bodega de carga, los parqueaderos y la terminal tendrá adecuación de zonas, lo que mejorará la capacidad del aeropuerto.

En Barrancabermeja, puerto petrolero en el que crecen las inversiones en este sector, que rondan los US$6 millones.

El proyecto contempla la ampliación de 716 metros cuadrados en la terminal. Además, se remodelarán los 1.400 metros de las instalaciones de abordaje y se acondicionarán nuevos sistemas de climatización y contra incendios. También se adecuarán pantallas informativas y se instalará un escáner para el control de equipajes.

En el aeropuerto Simón Bolívar de Santa Marta se harán inversiones por US$26 millones. Uno de los retos para el concesionario es la ampliación de la pista sobre el mar, la cual pasará de 1.700 a 2.200 metros. También el ancho pasará de 30 a 45 metros, lo que permitirá la llegada de aviones Airbus 320.

En lo que tiene que ver con la plataforma, ésta también se ampliará en 4.220 metros cuadrados, al pasar de 19.648 a 23.868 metros cuadrados.

Unas millas más arriba el aeropuerto Alfonso López de Valledupar recibirá US$5,6 millones en su plan maestro, que incluye la construcción de una nueva plataforma y la ampliación de la actual.

En el Almirante Padilla de Riohacha (La Guajira) se invertirán US$3,7 millones en la adecuación de la terminal y en la construcción del cuartel de bomberos.

Eldorado, listo para el Mundial Sub-20

El aeropuerto Eldorado de Bogotá está listo para atender la llegada de las delegaciones que participarán en el Mundial Sub 20 de Fútbol.

Así lo señaló el gerente del aeropuerto, Juan Pulido, quien explicó que hasta hoy se han entregado 26 de las 43 obras que hay programadas. Hasta la fecha se han invertido US$350 millones, de los US$1.000 que costará la modernización del aeropuerto.

Para atender el Mundial Sub 20 el concesionario realizó inversiones por $6.000 millones, pese a que estas obras se perderán con la demolición de la terminal, el concesionario señaló que esta decisión se tomó para mejorar el servicio del aeropuerto, mientras que se entrega la nueva terminal en julio del próximo año. Entre las obras se encuentra la ampliación de la zona de migración en 600 metros, lo que permitió pasar de 22 a 32 puestos de atención del DAS.

Ver infografía