Se salvó referendo contra violadores

La iniciativa pasa a la etapa final de su trámite en la Cámara de Representantes.

Después de que muchos apostaban a su hundimiento, con 52 votos a favor y 15 en contra la plenaria del Senado rescató el proyecto de ley de referendo que busca castigar hasta con cadena perpetua a violadores y maltratadores de niños. La iniciativa pasa a la etapa final de su trámite en la Cámara de Representantes.

Aunque finalmente el resultado es favorable, la aprobación de la iniciativa no fue nada fácil e incluso estuvo cerca de hundirse por no contar con los 51 votos que, de acuerdo con la norma, deben acompañar a una ley de referendo. Y es que la exposición de argumentos en favor y en contra tardó más de dos horas y al momento de la votación el registro duró más de 10 minutos abierto, mientras que uno a uno se concretaba el respaldo de los 52 senadores que avalaron la propuesta.

Ante esta expectativa, el apoyo del Legislativo fue asumido como un triunfo y los asistentes rompieron en aplausos cuando se conoció su aprobación. A su vez, la principal promotora del referendo, la senadora Gilma Jiménez, manifestó su agradecimiento al señalar: “Ya nos vamos para la Cámara y estoy segura de que allá también cumplirá su trámite con éxito. Dios mediante, con el aval de la Corte Constitucional, los colombianos podremos salir a las urnas a cambiar para siempre la historia de dolor e impunidad que han sufrido millones de niños por décadas en este país”.

En contraste, el Partido Liberal, por medio del senador Jesús Ignacio García, dejó abierta la posibilidad de que sea la Corte Constitucional la que finalmente sentencie el hundimiento del referendo. Para García, “en la Comisión Primera del Senado se realizó una modificación sustancial en el texto del referendo y la jurisprudencia plantea que estos cambios no se pueden realizar. Este fue el motivo del pasado hundimiento del referendo y del de reelección presidencial”.

Por eso, en el marco del debate, los liberales propusieron devolver el referendo a la Comisión Primera para subsanar el presunto error de trámite, pero este planteamiento no tuvo acogida y la plenaria prefirió aprobar la iniciativa. Sobre esta posible irregularidad Jiménez manifestó que “se incluyó una palabra para hacer precisión sobre el concepto de violación sexual, lo que no representa un cambio sustancial y espero que la Corte así lo entienda”.