"Se viene una gran crisis para el Polo"

El concejal Carlos Vicente de Roux insiste en que Carlos Gaviria es la persona más indicada para reemplazar al alcalde Samuel Moreno y que el Polo Democrático debe retirar su respaldo político al mandatario.

El concejal Carlos Vicente de Roux, quien junto a Gustavo Petro y el senador Luis Carlos Avellaneda vienen denunciando desde agosto del año pasado  las irregularidades  por el llamado Carrusel de la Contratación, analiza la decisión del procurador general, Alejandro Ordóñez, de suspender al alcalde Samuel Moreno durante tres meses y las implicaciones que esta determinación tiene en el Polo Democrático y en la ciudad.

¿A quién cree que nombraría Santos para reemplazar al alcalde Samuel Moreno?
Estoy seguro de que va a nombrar a una persona que le dé garantías para el buen funcionamiento de la ciudad y que cuide el dinero de las megalicitaciones en curso. Creo que no se va a sentir amarrado por la terna que presente el Polo. Tendrá que esperar a que el partido le presente una terna, pero es posible que no se sienta amarrado a esos candidatos, eventualmente apelaría a la posibilidad de nombrar a alguna figura destacada, del orden nacional, un exministro, un exalto funcionario de Bogotá. Ojalá el Polo presente una buena terna para que la crisis que viene para el partido no sea tan profunda, de manera que sea el Polo el que continúe manejando la ciudad.

¿Quiénes serían las personas más idóneas para esa terna?
Espero que el doctor Carlos Gaviria acepte estar en la terna,  porque tiene el apoyo del sector mayoritario, el que ha apoyado a Samuel Moreno Rojas. Es un hombre honrado.

¿Qué impacto tiene la decisión del Procurador General para la ciudad justo en este momento?
Un cambio de alcalde es traumático para la ciudad porque eso trae un desajuste, pero a veces es preferible a la continuidad del que venía. Ahora están en curso unas megalicitaciones por más de $10 billones, la del metro que vale cerca de $5 billones, la de recolección, barrido y limpieza, por $2.4, 2.5 billones, y la del recaudo del  Sistema Integrado de Transporte, entre otras.  Esas licitaciones tienen que estar blindadas y el acalde actual no es garantía, entonces, a veces hay que asumir los traumas. Me siento más tranquilo si otra persona pasa a gobernar a Bogotá y no sigue haciéndolo la llave Samuel-Iván Moreno Rojas.

¿Qué cree que va a pasar con Samuel Moreno?
Pues ahora tiene una investigación disciplinaria y con la celeridad que le han introducido a estos procesos el procurador, es posible que en estos seis meses se alcance a dictar el fallo disciplinario de fondo. También tiene una investigación de la Fiscalía, pero veo el panorama disciplinario mucho más claro que el penal.

¿Qué tanto tuvo que ver la detención del senador Iván Moreno en esta decisión del procurador?
Son dos actuaciones separadas que siguen su propio curso, pero se veía que era un elefante en levitación que estaba metido en la casa. Como lo dejamos planteado en la comisión, había una cantidad de pruebas objetivas de la degradación de la contratación en Bogotá. La falta de intervención del Alcalde para generar comisiones tendientes a sanar la contratación, la concentración de la contratación en pocas firmas, el avance de la contratación a dedo (no mediada por procesos licitatorios, que se llama licitación directa), la entrega de gigantescos paquetes contractuales de decenas de miles de millones de pesos a redes de sociedades controladas por amigos de Iván Moreno, las gabelas otorgadas a esas sociedades en materia de anticipos, de prórrogas, de adiciones contractuales… La intervención de intermediarios  de pésima reputación en el manejo de los procesos contractuales, las cláusulas injustificadas en las licitaciones, todos eran hechos absolutamente objetivos, independientemente de que hubiera un pago de una comisión que mostraba un envilecimiento de la actividad contractual muy grande. Esa omisión del alcalde da claramente para sanciones disciplinarias

¿Cree que el procurador se tardó  en tomar esta decisión?
Lo que pasa es que está el hecho de la intervención de los Nule, que fue muy determinante y que no dependía del procurador. Los hechos sobrevinientes fueron la disposición de los Nule de contar y contar y contar cómo lo hicieron. El procurador necesitaba  pruebas testimoniales y declaraciones adicionales. Mejor dicho, yo no me atrevería a juzgar, lo que sí sé es que había muchos documentos probatorios para iniciarle una investigación disciplinaria contundente al alcalde.

¿Cree que ahora el Polo sí les va a quitar el respaldo político a los Rojas o no?
Pues sería gravísimo que no lo hiciera, yo espero que sí, pero como ese sector que controla la mayoría del Polo ha sido tan sumamente laxo y desacertado en cuanto al tema de los Moreno Rojas, cualquier cosa puede pasar allí, por fortuna Carlos Gaviria ya salió a decir que por dignidad Samuel debería renunciar.

¿Será que renuncia?
No creo, entiendo que va a interponer una tutela contra el procurador para mantenerse en el cargo.

En este momento está investigado el personero, destituido, inhabilitado y detenido el contralor, hoy se va a dar la respuesta a la señora de Doña Juana. ¿Cuántos funcionarios faltan por caer?
Es difícil decirlo, de todas maneras en Bogotá se estaba presentando una cosa curiosa, una suerte de gabinete en la sombra, tenemos unos secretarios que formalmente controlaban los sectores, pero por debajo de ellos o en otras entidades había unas personas de confianza de los Moreno Rojas con una capacidad de incidencia muy grande frente a los procesos contractuales, y yo creo que estas investigaciones contribuirán, primero, a definir la responsabilidad del conjunto de los altos funcionarios, pero también la intervención de esas personas de confianza de los Moreno Rojas, concretamente de Iván, en las distintas entidades. Pero me queda muy difícil saber o anticipar, y no había hecho el análisis de cuántos funcionarios deberían perder sus posiciones en la Administración Distrital.

¿Qué tanto golpea esta decisión al Polo Democrático?
Muchísimo, porque personas como Samuel Moreno pueden estar en cualquier partido, pero todo depende de cómo reaccionen frente a estos fenómenos y el Polo ha manejado esto con una negligencia supremamente grande. Mire que el Partido Liberal, antes de que metieran a la cárcel a Moralesrussi, ya lo había expulsado, lo mismo Lucero Cortés con el partido de la U, pero el Polo estuvo paralizado hasta que los jueces tomaran determinaciones, hasta que ya fuera insostenible la situación. Pero todavía usted puede estar seguro de que saldrán voces del Polo a decir que ésta es una medida cautelar del procurador y que no equivale a una sanción disciplinaria todavía, como salieron a decir cuando se produjo la captura de Iván Moreno, que era una medida precautelativa y que no equivalía a sentencia condenatoria.

De cara a las elecciones, ¿cómo deja este hecho al Polo?
La opinión nos va a castigar. Ya ni siquiera otras fuerzas democráticas quieren meterse con nosotros, ni siquiera las fuerzas afines que tienen programas parecidos a los nuestros. Y yo mismo me retiré a mi candidatura por eso, porque no me sentía capaz de poner la cara por un partido que es incapaz de rectificar y que sigue apoyando a los Moreno Rojas. Yo estaba dispuesto a asumir el costo de ser el representante del Polo con el desprestigio que ha sufrido, si el Polo hubiera mostrado señales de querer rectificar, de pedir perdón, de decir “nos equivocamos pero vamos pa´ delante”, pero lo que el partido ha hecho es obstinarse en el apoyo a los Moreno Rojas

¿Cuál sería la salvación del Polo?
De asumir un costo muy elevado no nos vamos a salvar de ninguna manera, pero esta crisis se puede manejar de distintas formas. La peor es salir a decir que ahí no ha pasado nada, como pasó con la captura de Iván Moreno. Eso sería nefasto. Y la mejor sería que por fin el partido expulse a Samuel Moreno Rojas, le quite el respaldo político y se ponga en conexión con el gobierno nacional, constructivamente, para presentar una buena terna reivindicando el derecho que tienen los partidos para proponer a quienes reemplazarán a los funcionarios destituidos y enviar a los mejores que se puedan encontrar en las filas del Polo para proponérselos al presidente, y de cara a la opinión pedir perdón, reconocer sus errores, pues el Polo no es un partido corrupto, en promedio es más sano que los demás, es el único partido grande que no estuvo vinculado a la parapolítica, pero en este tema falló gravemente por omisión. Así que debe reasumir el trabajar por este país sobre una base de ética y convivencia que no ha mostrado.

Entonces, ¿usted diría que los Moreno le han hecho el peor daño al Polo?
Por supuesto, un daño gigantesco. Son dos cosas: Los Moreno y la actitud desacertada del partido frente a ellos.

¿Cómo se explica esa actitud?
Son muchas explicaciones. Es un tema de ingenuidad, de buena fe, pensar que esto era un complot de la derecha, que quería barrer con nosotros. Es que en el Polo se dan una serie de cosas muy curiosas y es que hay una serie de políticos muy honrados, serios, pero muy doctrinarios y los sectores pragmáticos y clientelistas y que le jugaban a la corrupción les firmaban cualquier declaración ideológica contra el tlc, contra el imperialismo y los doctrinarios no les escarbaban los negocios, entonces se llegó a un matrimonio que ha controlado al Polo y que es muy difícil de romper.

¿Esta sería la caída definitiva de los Moreno?
No sé, en política nada está escrito, pero sí es un golpe fuerte a una trayectoria que venía siendo ascendente y que para desgracia de mi partido, en buena medida, esa desgracia se dio al interior del Polo con el apoyo del Polo

¿Qué tan mal dejan a Bogotá todos estos sucesos?
Bogotá por fortuna es una ciudad económicamente muy solvente, fiscalmente muy sólida y esto no la va a quebrar. No ha pasado como con otras tempestades de corrupción que dejan ciudades y departamentos quebrados, por fortuna es o no va a pasar. Nos va a tocar vivir unos meses complicados por la demora de las obras, la zozobra política de una crisis de credibilidad transitoria en la alcaldía, pero de esto se va a reponer la ciudad, por fortuna. Va a haber mucho desprestigio de algunas de las fuerzas políticas, no solamente del Polo sino de quienes gobernaron con Samuel, como el partido de la U en Bogotá, que fue corresponsable del gobierno de Samuel en el distrito y el Concejo, pero también es una oportunidad para conocer cómo operan los carruseles de la contratación, dónde penetran, cómo se mueven, con qué coberturas políticas, y para que se tomen las medidas y correctivos tendientes a que ese flagelo se reduzca.