Sector de San Victorino está de feria

En el epicentro de la confección hay fiesta hasta el próximo 2 de julio con la visita de reconocidos diseñadores y conferencistas.

Cuenta la historia que al lugar ubicado en la carrera décima con calle décima, conocido como San Victorino, en pleno corazón de la capital, llegaban mulas y viajeros que visitaban la ciudad; que allí hubo parroquias, ferias del juguete, librerías, corralejas y hasta patíbulos… Ahora es el epicentro textilero en Colombia, en donde desde ayer y hasta el 2 de julio se realizará la III Feria de la Confección Mayorista.

Su mercado textil comenzó hace 50 años, cuando campesinas que tejían ruanas y cobijas venían desde Cucunubá a vender sus productos en la capital. Y al final de la jornada, lo que no habían vendido lo ofrecían en el andén de la carrera décima, mientras esperaban la flota para volver a su pueblo. Poco a poco, otros comerciantes se sumaron para intercambiar productos, y la zona se convirtió en un gran mercado persa, pero a lo colombiano: con bultos, burros, busetas, cambuches, indigentes y ladrones.

Así permaneció San Victorino hasta los 90, cuando se empezó a formalizar su comercio. Entonces se construyó el centro comercial ‘GranSan Victorino’, que abrió sus puertas el 15 de septiembre de 1997 y permitió reubicar a los vendedores callejeros, capacitarlos y concientizarlos de que era más rentable registrar una marca propia que estar huyendo de quienes luchaban contra el contrabando.

Además, se iniciaron ferias los miércoles de 5 a 10 de la mañana. “Así comenzó El Madrugón, que se convirtió en una poderosa herramienta de mercadeo y hoy es una feria masiva de la confección que se realiza los miércoles y sábados”, cuenta Jorge Villalobos, líder en el proceso de formalización y gerente del centro comercial ‘El GranSan Victorino’.

Antes de que salga el sol, cientos de mercaderes que vienen desde los rincones más lejanos del país están en El Madrugón transando mercancías. También vienen flotas desde Bolivia y Ecuador, que se devuelven llenas de ropa hecha en Colombia. Pero no hay sólo comerciantes, el casting incluye desde mendigos hasta senadores.

Entre Madrugón y Madrugón nacieron las grandes marcas de ropa nacional, y quienes se rebuscaban el diario en los andenes se hicieron empresarios. Actualmente, el ‘GranSan’ tiene 700 locales comerciales que en un sólo Madrugón ganan hasta $15 millones cada uno; genera más de 20 mil empleos y recibe cerca de un millón de clientes anuales.

La feria que se realiza es, según Villalobos, una versión de lujo del Madrugón, a la cual asisten 50 expositores, 10 conferencistas y reconocidos diseñadores del país.

El objetivo del evento es reforzar la industria nacional, dar a conocer las últimas tendencias de la moda colombiana y quitar el mito del contrabando y la inseguridad asociado a San Victorino. Según Villalobos, “mostraremos que aquí se hace ropa legal, que tenemos tecnología de vanguardia y que la inseguridad es un mito, pues en 2010 nuestro cuadrante registró un homicidio y cero hurtos a entidades bancarias o fleteos”.

Conozca la programación del evento entrando a www.elgransan.com
 

Temas relacionados