Senado chileno aprobó ley que veta en escuelas comida poco saludable

La idea es pueda educar a los niños en materia de alimentos nocivos para la salud.

El Senado chileno aprobó este martes una ley para combatir la obesidad infantil que prohíbe la venta de alimentos poco saludables en colegios y universidades públicas, y advierte sobre su consumo en las etiquetas de alimentos envasados ricos en grasas, azúcares y sal.


La norma -que deberá ser aprobada por la Cámara de Diputados antes de pasar a sanción del presidente Sebastián Piñera, quien tiene facultad de veto- fue duramente criticada por los industriales.


"Se aprueba la ley que permite que en los colegios se pueda educar a los niños en materia de alimentos nocivos para la salud", dijo luego de la votación el senador del opositor Partido Radical, José Antonio Gómez.


La propuesta fue aprobada por 26 votos a favor y ninguno en contra.


El presidente Sebastián Piñera tiene la potestad de vetar la totalidad de ley o alguno de sus artículos más polémicos, como la prohibición de la venta de alimentos poco saludables, como confites y bebidas gaseosas, en colegios y universidades y la publicidad de la leche enlatada para bebés.


La normativa ingresó al Congreso hace más de cinco años y fue duramente criticada por los industriales y el ministro de Salud Jaime Máñalich, que estimaron que se trata de una 'hiperlegislación' que atenta contra el desarrollo de la industria alimenticia.


La normativa, impulsada por la oposición de centro izquierda, busca alertar en sus etiquetas sobre los alimentos envasados altamente calóricos o con un alto grado de sodio y limitar su publicidad en medios masivos en horarios nocturnos, no aptos para niños.


Asimismo, obliga además a incrementar la actividad física semanal en las escuelas.


La normativa no alcanza a la comida preparada, como la que expenden los locales de comida rápida, pero regula los obsequios que se entregan con ella para incentivar su consumo.


Esta exigencia también se hace extensiva a otros alimentos envasados, como cereales o helados, que entregan obsequios a los niños.


El objetivo de la normativa, según sus impulsores, es frenar el aumento del sobrepeso y la obesidad, sobre todo entre los niños chilenos, de los cuales uno de cada cuatro presenta problemas de sobrepeso.


Si se incluye a los adultos, el 67% de la población total tiene problemas de sobrepeso u obesidad, según estadísticas de los promotores.
 

Temas relacionados