Sepultan en Trípoli a hijo y nietos de Gadafi

Lo hacen en medio de la ofensiva de los aliados contra Misrata (Libia).

El régimen libio lanzó este lunes una gran ofensiva contra Misrata, una ciudad asediada desde hace dos meses, mientras en Trípoli se celebraron los funerales de un hijo y de tres nietos del líder libio Muamar Gadafi, muertos en un ataque de la OTAN.

Varios tanques de las fuerzas de Gadafi intentaron el lunes entrar en Misrata, 200 km al este de la capital, pero los rebeldes aseguraron haber detenido su avance y la ciudad estaba en calma por la tarde. Los últimos días, los combates se concentraban esencialmente en los barrios del oeste de la ciudad, una zona ubicada cerca del aeropuerto donde aún se encuentran las fuerzas pro-Gadafi.

El domingo, el puerto de Misrata, esencial para el aprovisionamiento en armas y ayuda humanitaria de la ciudad, a la cual no se puede acceder por tierra, sufrió un intenso bombardeo por parte de las fuerzas de Gadafi. Diez personas murieron en Misrata y decenas resultaron heridas por los bombardeos del domingo por la noche y el lunes por la mañana, según fuentes médicas.

"El hijo de Gadafi fue eliminado y se trata de una venganza", estimó el portavoz del Consejo Nacional de Transición (CNT, órgano político de los rebeldes), Ahmed Omar Bani, en Bengasi, el feudo de los insurgentes en el este de Libia.

"Gadafi intenta matar a todo el mundo en Misrata destruyendo el puerto", agregó Bani, precisando que "nuestras fuentes dicen que las tropas de Gadafi (en torno de Misrata) usan máscaras de gas". Por otra parte, los rebeldes libios saludaron el lunes la muerte del jefe de Al Qaeda, Osama Bin Laden, y dijeron que sería un "gran regalo" si Estados Unidos matara también a Gadafi.

El régimen libio había ofrecido el viernes una amnistía a los rebeldes de Misrata si entregaban las armas, precisando que la oferta seguía siendo válida hasta el martes. Varios barcos humanitarios, en particular un navío de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), esperan desde el sábado la autorización de la OTAN para entrar en el puerto de Misrata.

La OTAN dijo este lunes haber destruido sólo dos de las tres minas lanzadas el viernes por navíos libios frente a Misrata. "Barcos cazaminas de la OTAN buscan actualmente la tercera mina", que escapó a las búsquedas llevadas a cabo por medios no especificados, "con el objetivo de localizarla y destruirla", indicó el cuartel general de la operación de la organización en Libia, situado en Nápoles (sur de Italia) en un comunicado.

La OTAN continuó en la noche del domingo los bombardeos de Trípoli, desestimando las declaraciones del régimen libio que la acusó de haber intentado asesinar a Gadafi, en un bombardeo en el que murió uno de sus hijos. Seif al Arab Muamar Gadafi, 29 años, uno de los seis hijos del coronel Gadafi, que no ocupaba funciones oficiales, y tres de sus hijos Seif (2 años), Cartago (2 años) y Mastura (4 meses) murieron en el ataque de la OTAN contra la casa de Seif al Arab, informó el gobierno libio.

Clamando venganza y con ráfagas de disparos de fondo, unas mil personas se reunieron para el funeral de Seif Al Arab en Trípoli. Gadafi ya había perdido una hija adoptiva en 1986, cuando su residencia en Trípoli fue bombardeada por aviones estadounidenses.

Después del bombardeo en el que murió el hijo de Gadafi, las embajadas de Italia y Gran Bretaña en Trípoli fueron atacadas por manifestantes. Según un corresponsal de la AFP, los manifestantes incendiaron el domingo los edificios de la embajada de Italia y las residencias de los embajadores de Italia y Gran Bretaña.

El gobierno libio calificó de "lamentables" los incidentes, diciendo que la policía había sido desbordada por la muchedumbre y que Libia iba a encargarse de las reparaciones. Sin embargo, la ONU anunció que retiraba al conjunto de su personal de Trípoli.