Sergio Markarián llevó a Perú a cuartos de final

El técnico uruguayo ha hecho de la nueva selección inca un equipo más efectivo que vistoso. Dice que Colombia "no tiene fantasía".

Históricamente, los seleccionados peruanos se han destacado por su toque pulcro pero carente de explosión en la zona de gol. Frágiles en su última línea, vieron pasar una y otra vez los mundiales desde España 82, cuando lograron su última participación.

Las tres décadas posteriores incluyeron una cadena de despropósitos que alejaron a Perú de la escena internacional. Y aunque llegó a los cuartos de final en las últimas cuatro ediciones de la Copa América, lejos está de aquel buen equipo de los 70, con el que fue campeón del torneo continental.

De todos modos, algo cambió en el conjunto que juega con la banda roja sobre el pecho blanco. Y mucho tuvo que ver su entrenador, el uruguayo Sergio Markarián. Por algo le dicen “El Mago” a este charrúa de raíces armenias nacido hace 66 años en Montevideo, aunque a él no le guste ese apodo porque es cristiano y sólo cree en la fuerza del trabajo.

Lo cierto es que este entrenador modificó la cara de un equipo que se hizo más efectivo que vistoso, a contramano de esa historia que, por otro lado, no le dio demasiado éxito a Perú en los últimos 30 años. Y lo logró, incluso, a pesar de las críticas que recibió en su país y del resto de los entrenadores rivales. “Dicen que Perú es defensivo. Yo les digo que cada uno tiene que hacer lo mejor para el equipo que lo contrata”, devolvió ayer antes de subirse a un avión y trasladarse a Córdoba, escenario del partido ante Colombia, un rival del que el técnico uruguayo sostuvo que “no tiene fantasía”.

Aunque añadió: “No pude dormir pensando en Colombia. Es un equipo serio, que marca bien y que utiliza adecuadamente sus recursos ofensivos. Tiene jugadores muy rápidos y potentes. Y aunque no cuenta con el brillo de otros seleccionados colombianos, hay que tener cuidado”. Sí, es polémico Markarián. Pero un gran estratega que ha llevado a la selección a una instancia que, en otro momento, hubiera sido inesperada. Ahora, ¿cuál es el fuerte de Perú? ¿De qué tiene que preocuparse Colombia?

Para empezar, tiene una fortaleza ofensiva que se basa en Paolo Guerrero, que no por nada lleva el sobrenombre de Depredador. Goleador del Hamburgo alemán, ha mostrado sus credenciales ante México y Uruguay en la primera fase. Sin Claudio Pizarro ni Jefferson Farfán, sus máximas figuras, que quedaron marginados por estar lesionados, Perú juega con un 4-2-3-1, en el que esta vez no podrá participar Giancarlo Carmona, expulsado ante Chile.

Una de las principales dudas es saber qué pasará con Juan Manuel Vargas, ya que ayer el lateral de la Florentina se resintió del desgarro con el que llegó a este certamen. Si no se recupera a tiempo, su lugar será ocupado por Yoshimar Yotún, del Sporting Cristal. Y en el mediocampo habrá que ver quién se encarga de la elaboración: Carlos Lobatón o Michael Guevara.