Servicio militar a conciencia

Enlistamiento de personal que desee prestar el servicio profesionaliza las Fuerzas Armadas.

Desde el viernes el servicio militar en Alemania no es obligatorio. Así lo decidió el Congreso de este país con el argumento de que se conformara un ejército profesional, compuesto por personas con verdadero interés de ingresar en las filas de las Fuerzas Militares, como ya sucede en varios países de Europa y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

En Colombia, según el artículo 216 de la Constitución Política, el servicio militar es obligatorio. Sin embargo, el ejemplo alemán abre de nuevo el debate sobre la necesidad de que los bachilleres sean enlistados en las filas del Ejército y si el argumento de la objeción de conciencia es válido para no entrar a formar parte de las entidades castrenses.

Fue precisamente la Corte Constitucional, en la Sentencia C-728 de 2009, la que abrió la posibilidad de que la objeción de conciencia se convierta en un argumento para no ser reclutado y en la actualidad cualquier ciudadano, vía acción de tutela, puede evitarlo. Sin embargo, en el mismo fallo, se exhortó al Congreso para que regule lo concerniente a este argumento.

El senador Carlos Ramiro Chavarro ya tiene listo un proyecto en este sentido, que contempla amparar la objeción de conciencia frente al servicio militar obligatorio y en su reemplazo crea el Servicio Social Sustituto (SSS). De acuerdo con la iniciativa, podrán apelar a este argumento “los ciudadanos  cuyas convicciones religiosas, éticas o filosóficas sean contrarias a prestar el servicio militar obligatorio” tal como lo planteó en su sentencia la Corte.

Explica el congresista que “legislar sobre un tema tan subjetivo y personal  es complicado, y por ese motivo plantea  una alternativa para las personas que, amparadas en  el libre desarrollo de la personalidad, puedan prestar un servicio al país desde otras áreas”.

Para Manuel Iturralde, coordinador de la Relatoría de Prisiones de la Universidad de los Andes “el proyecto de ley  no cumple con los estándares de protección del derecho: se está tramitando como ley ordinaria y debería ser una estatutaria porque regula la protección de un derecho fundamental. Deja en manos de los jueces militares la decisión.  Además, se regula de manera deficiente la prestación de servicio alternativo, pues se dan como  opciones la Policía  y el Inpec que son instituciones que implican el uso de la fuerza ylas armas”.

Por otro lado hay quienes señalan que el libre desarrollo de la personalidad, en este caso, puede  afectar la solidez de las Fuerzas Armadas. No obstante, el docente de la Universidad Nacional Alejo Vargas, en un informe denominado ‘Las Fuerzas Armadas en el conflicto colombiano: antecedentes y perspectivas’, plantea que pese a que la Corte ha amparado este derecho, no ha generado mayor impacto en el reclutamiento.

Alemania, que dio el paso a eliminar la obligación de prestar servicio militar, era el país con antecedentes más altos de objetores de conciencia. El 50% de los ciudadanos hábiles para formar parte de las Fuerzas Armadas presentaban este argumento y esto no afectó a las fuerzas de este país, pues con el 25% de las personas que tenían la obligación de presentarse era necesario para suplir las necesidades.

Frente a la posibilidad de que se convierta en un argumento facilista para no prestar servicio, el presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares (Acore), general (r) Juan Salcedo Lora, advirtió que “esta justificación puede ser empleada por personas que son adversas a la organización militar para escabullir el servicio y  no sería lógico”. Sin embargo, manifestó que quienes por religión o por otras creencias rechazan empuñar un arma contra el prójimo, sí deberían ser amparados.

En la actualidad, quien considera que el servicio militar está en contravía con sus principios, a través de la acción de tutela, pide que se le amparen sus derechos. Pero este puede ser un argumento para congestionar los tribunales y por eso el senador Chavarro  afirma que el  Servicio Social Sustituto es una alternativa que evita  apelar a la justicia.

La decisión que tomó el gobierno alemán de eliminar la obligatoriedad del servicio militar y la viabilidad de la objeción de conciencia abren un debate de fondo sobre la legitimidad del artículo 217 de la Constitución, que obliga a los colombianos a enlistarse en las Fuerzas Militares.