Sexo y política en París

El caso de Dominique Strauss Kahn es sólo uno más de una larga lista de escándalos sexuales de los líderes franceses.

Toda Francia está conmocionada. La noticia del arresto en Nueva York del presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y candidato a vencer en las elecciones presidenciales de 2012, Dominique Strauss-Kahn, por presuntamente haber agredido a una camarera de 32 años del hotel Sofitel, sacudió la política francesa y dejó la puerta del Elíseo abierta.

Las reacciones sobre el caso han sido diferentes. Mientras el gobierno de Nicolás Sarkozy permaneció cauto y se limitó a decir en un comunicado que “respeta dos principios simples: el del proceso judicial en curso bajo la autoridad de la justicia estadounidense y el de la presunción de inocencia”, otras voces más trasgresoras, como la de la candidata presidencial del Frente Nacional, Marie Le Pen, fueron menos complacientes. “Por todo París circulan desde hace meses rumores sobre las relaciones ligeramente patológicas que Strauss-Kahn parece mantener con las mujeres. No puedo decir que me haya sorprendido. Era un secreto a voces, que algunos califican de pulsión, otros de fragilidad y yo de patología”, sentenció.

Sin embargo, este tipo de incidentes no son nuevos en Francia, donde los escándalos sexuales de sus líderes son tan viejos como su historia. Los periodistas Christophe Deloire y Cristophe Dubois, autores del libro Sexus politicus, que ventila los amoríos de algunos políticos franceses de la última época, lo definen muy bien: “Igual que nuestros reyes necesitaban rodearse de mujeres, nuestros presidentes contemporáneos han convertido la seducción en un aspecto esencial del sistema político y de la carrera que conduce hasta el Elíseo”.

Así pues, desde la época de la posguerra son varios los expresidentes que se han visto inmersos en relaciones extramatrimoniales. El primero en la lista es Félix Faure, último presidente del siglo XIX, quien murió en 1899 en la cama de su amante mientras mantenían relaciones sexuales.

Asimismo, en la memoria  se mantiene viva la imagen del funeral de François Mitterrand (presidente 1981-1995) en 1996, donde su esposa Danielle y sus hijos, Jean-Christophe y Gilbert, lloraban a la par de Anne Pingeot y Mazarine, amante e hija extramatrimonial respectivamente. También son recordadas las aventuras de Jacques Chirac (1995-2007), publicadas por su esposa Bernadette en el libro Conversación en 2002.

También hay rumores sobre Valérie Giscard d’Estaing (1974-1981) y Nicolás Sarkozy (2007-presente). Sobre el primero, producto de su libro La princesa y el presidente, se dice que sostuvo una relación con la princesa Diana de Gales. Y en el caso de Nicolás Sarkozy, hay quienes afirman que durante su primer matrimonio, con Cecilia Attias, sostuvo un romance con Claude Chirac, hija de su antecesor.

Otros escándalos

Bill Clinton

En 1995 una mancha en un traje fue la huella que comprobó la relación que el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, sostenía con la becaria Mónica Lewinsky. A pesar de negar por varios meses la aventura, una serie de grabaciones telefónicas certificó el vínculo.

Moshe Katsav

El 22 de marzo pasado, el expresidente israelí Moshé Katsav fue condenado a siete años de prisión por violar en dos ocasiones a una subalterna cuando era ministro de Turismo en 1990. Además, fue hallado culpable de cometer un “acto indecente” en su época de presidente.

Eliot Spitzer

En 2008, el diario ‘The New York Times’ reveló una grabación en la que gobernador del estado de Nueva York, Eliot Spitzer, organizó una cita con una prostituta de lujo en un hotel de Washington, lo que le costó la cabeza.

Silvio Berlusconi

Actualmente el primer ministro italiano está siendo acusado de haber pagado los servicios sexuales de una menor, la marroquí Karima el Mahrug, apodada Ruby, entre febrero y mayo de 2010 y de haber presionado a la Policía de Milán para que la liberaran tras su detención por robo.