Sitio de reclusión definitivo de Bernardo Moreno se definirá el lunes

El exsecretario general de la Presidencia de la República quedó bajo custodia del CTI.

Este sábado se informó que el exsecretario general de Presidencia Bernardo Moreno, enviado a prisión en el marco de las investigaciones por las interceptaciones ilegales, permanecerá recluido en el CTI este fin de semana. Según informó el Inpec, el lunes se informará cuál será su sitio de reclusión definitivo y se procederá al traslado inmediato.

El exsecretario general de la presidencia Bernardo Moreno fue cobijado con medida de aseguramiento, luego de que una magistrada (e) del Tribunal Superior de Bogotá considerara que esta medida era necesaria porque el exfuncionario podría obstruir la justicia.

Las investigaciones que desplegó la fiscal general Viviane Morales sobre una declaración del exsubdirector de contrainteligencia del DAS, el capitán Jorge Lagos, condenado por las irregularidades de ese organismo de seguridad, quien afirmó que su apoderado fue contactado por Moreno, a través del periodista Álvaro Ayala, para que Lagos librara de responsabilidad al exsecretario de Palacio, fueron la razón para enviar a Moreno a prisión.

De nada sirvió la extensa intervención del abogado del exsecretario  Moreno, el penalista Jaime Granados, quien además de apelar la decisión, explicó que no hubo nada irregular en ese acercamiento y que no hay delito ni obstrucción a la justicia en el hecho de que una persona quiera aclarar una noticia falsa que en ese momento estaba afectando su buen nombre y su honorabilidad.

La Fiscalía acogió la declaración que aportaron los representantes de las víctimas para solicitar la medida de detención, y de hecho realizó una inspección al Club El Nogal para establecer que el 15 de mayo de 2009 se realizó allí una reunión en el salón reservado Oslo, ubicado en el piso 9, a la que asistieron Bernardo Moreno, el abogado Rafael Martínez, y los altos directivos del canal RCN para la época de los hechos, Gabriel Martínez Reyes e Iván Guillermo Lizcano.

Los investigadores de Policía Judicial entrevistaron al ex director de contrainteligencia del DAS, Jorge Alberto Lagos, quien se ratificó en todos los hechos relatados en el documento aportado por los apoderados de las víctimas. En cuanto al abogado Rafael Martínez, la Fiscalía se dio a la tarea de buscarlo y aunque lo encontraron en el municipio de Santiago de Tolú (Sucre), se negó a entregar su testimonio.

Para no dejar cabos sueltos, la Fiscalía entrevistó al periodista de la Fiscalía, exasesor de Mario Iguarán y amigo de infancia de Bernardo Moreno, Álvaro Ayala, quien dijo que lo contactó el abogado Martínez para hablar con Moreno a raíz de una noticia que dio RCN de manera tergiversada. Ayala dijo que él contactó a Moreno y a Martínez pero no estuvo en la  reunión en el Club El Nogal.

La razón de la reunión fue una noticia dada a conocer por RCN televisión, según la cual el capitán Jorge Lagos había testificado ante la Fiscalía que había entregado información sobre algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia al exsecretario de la Presidencia Bernardo Moreno y al exasesor José Obdulio Gaviria. Tres días después de la reunión en el club, el canal aclaró la versión de lo declarado por Lagos.

El contexto de esa reunión fue retomado por la Fiscalía para concluir que era necesaria y razonable la medida de aseguramiento contra Moreno. La magistrada Marlene Orjuela dio crédito a la fiscal Viviane Morales y a las víctimas. El exsecretario de Palacio deberá esperar ahora desde prisión un juicio por los presuntos delitos de concierto para delinquir agravado, abuso de función pública y violación ilícita de comunicaciones agravada.

La magistrada Orjuela aclaró que fue el periodista Álvaro Ayala quien obtuvo copia de la declaración de Lagos, y llamó a Bernardo Moreno. Por eso dedujo que no se trataba de una aclaración de la noticia sino también de que se hiciera algo frente a otras manifestaciones  contra Moreno, por el  poder que el exsecretario ostentaba. “Sí fue un acto  tendiente a la obstrucción de la justicia”,  insistió la magistrada. La Procuraduría se opuso a la decisión.

El abogado Granados opinó que “resultan carentes de toda lógica formal  los argumentos de la magistrada”, y recalcó que en el tiempo de la reunión ni siquiera Bernardo Moreno era indiciado y faltaba un año para que rindiera interrogatorio de manera libre y voluntaria. “Se está privando a mi cliente de su derecho a la presunción de inocencia  en el caso más complejo y difícil de la historia de Colombia”, concluyó Granados. Al cierre de esta edición se definía la reclusión de Bernardo Moreno en una guarnición militar.

Moreno ya había sido destituido

No es la primera vez que el exsecretario de la Presidencia, durante el gobierno de Áñvaro Uribe, Bernardo Moreno, es señalado por la justicia por su presunta participación en el escándalo de las ‘chuzadas’. En octubre del año pasado la Procuraduría decidió inhabilitarlo y destituirlo por 18 años para el ejercicio de funciones públicas.

El Ministerio Público encontró pruebas suficientes de que Moreno se había extralimitado en sus funciones al reunirse con funcionarios del DAS y de la UIAF para enterarse de información que era reservada. En ese mismo fallo la Procuraduría inhabilitó y destituyó a los exdirectores del DAS María del Pilar Hurtado, Jorge Noguera y Andrés Peñate; al exsubdirector de ese mismo organismo José Narváez; a los exdetectives Jorge Lagos —que es quien más ha salpicado a Moreno—, Fernando Tabares y Carlos Arzayús y al exdirector de la UIAF Mario Aranguren.

Temas relacionados