Software, blanco de la piratería

El 54% de las empresas colombianas utilizan software ilegal, según el ùltimo de Business Software Alliance (BSA), entregado ayer.

El octavo estudio de 2010 de Business  Software Alliance (BSA) sobre la piratería reportó que 46% de las empresas colombianas compran software legal, mientras que el 54% restante lo piratea. La cifra, aunque alarmante,  bajó un punto porcentual en comparación con 2009. La causa, dice el estudio, es que las compañías incurren por desconocimiento en la ilegalidad. Otras, conscientes de la violación cometida a ley de derechos de autor, prefieren ahorrarse unos cuantos pesos  y arriesgarse a sanciones penales y administrativas.

Katalina Rojas, apoderada y representante legal de los miembros de BSA, asegura que si bien la piratería ha bajado 1%,  “todavía hay mucho trabajo por hacer”. Al bajar 5% la tasa de programas instalados sin licencia, se generarían 1.400 nuevos empleos. Cabe anotar que la industria legal representa  3,3% del PIB del país y que en 2009 se registraron ingresos operacionales  por  un poco más de $4.828 millones.

Un negocio ilegal que está perjudicando a los 25.272  diseñadores, creadores, programadores e ingenieros colombianos,  quienes pasan largas jornadas frente a un computador creando y actualizando  plataformas tecnológicas que minimizan a un clic complejas y costosas operaciones corporativas. Más aún si se tiene en cuenta que  en el mercado ilegal un software pirata está entre  $10.000 y  $20.000, o la posibilidad de descargarlo gratis  a través de la Web.   

La modalidad más común de este tipo de  piratería  es  estimulada por los  distribuidores de computadores que ofrecen a sus clientes, como un servicio de valor agregado por la compra, las licencias de diferentes plataformas.  En este punto, la controversia gira en torno a que las mismas compañías generadoras de código desarrollan licencias que pueden ser replicadas y otras que no.

Aunque Colombia, junto con Brasil, tiene el porcentaje más bajo de piratería de software en América Latina -siendo esta región en la que más se presentan casos, con  Venezuela a la cabeza, que registra 80%-,  no deja de ser un fenómeno preocupante tanto para gigantes como Microsoft, Adobe, Macromedia, Apple o Symantec, como para una industria joven y creciente cien por ciento colombiana. Sólo en 2010 por esta causa el sector colombiano reportó una cifra récord de US$272 millones en  pérdidas .

En el caso de las empresas  consultoras  y de suministro de programas  de informática, según cifras de la Federación Colombia de la Industria del Software y Tecnologías Relacionadas (Fedesoft), en el país existen 3.662 sociedades, de las cuales 60% es industria nacional y, de ellas, 97% son microempresas. 

Alberto Pradilla, director de la junta directiva de Fedesoft, deja claro que la clave está en facilitar el negocio para las pequeñas y medianas empresas que no sólo desarrollan sus productos en el país, sino que también lo importan. Lo ideal, dice, es que  tengan mecanismos fiscales más flexibles con el fin de reducir la sobretasa, que es del 30%. Esa sería una solución para reducir los altos niveles de piratería que aún marcan al negocio en Colombia.

Temas relacionados

 

últimas noticias