Sonrisas perfectas

Existen una gran cantidad de recursos estéticos para obtener una dentadura sana y en buen estado. No deje de reir nunca.

Son muchas las personas que añoran tener unos dientes de comerciales de televisión. En los últimos años los odontólogos se han especializado en ofrecer recursos estéticos para que las personas muestren sus sonrisas sin necesidad de reírse con los labios o tapándose la boca. Enfrentar al mundo con una sonrisa es ahora posible gracias a una gama de distintas posibilidades.

Aunque muchos les guste acercarse a la perfección, la idea de ciertos odontólogos es arreglarlos para que luzcan lo más naturales posibles.

Diseño de sonrisa

Tres técnicas:

1. Un arreglo estético de los dientes preexistentes, con resina. Alargar los dientes, darles el perfil necesario para que queden lo más corregidos y naturales posibles, manteniendo el diente original

2. Se talla la parte externa del diente y se crean medias coronas ( las carillas)

3. Cuando los dientes están en completo desorden, se aconseja la talla de los dientes para aplicar coronas de porcelana. Es el método más invasivo pero para problemas más avanzados.

Blanqueamiento

Es un tratamiento químico que tiene un efecto óptico. No hay que confundirlo con una limpieza. Lo que produce el blanqueamiento es un líquido llamado peróxido. Después con luces o láseres se potencializa el efecto. Su odontólogo le recomendará el nivel de blanqueamiento ideal. Según el odontólogo, Juan Pablo García, hay que cuidar que los dientes no queden con ese efecto fluorescente donde los dientes parecieran brillar en la oscuridad, porque se pierde toda la naturalidad.

Remodelación de encías (gingivoplastia)

Corte de las encías por medio de laser o electro bisturí para que queden de la forma adecuada de acuerdo a los dientes, a la cara de la persona y al sexo de la persona.

Tratamiento sin brackets u ortodoncia fija.

Sirve para enderezar los dientes en un periodo corto en relación al tratamiento de ortodoncia tradicional. Con unos retenedores acrílicos transparentes, que se pueden quitar para comer, se logra alinear los dientes en un periodo promedio de dos meses. Se cambian las placas cada semana para ajustar y en el transcurso de pocos meses se logra un resultado similar al de la ortodoncia.

Técnicas alternativas

Uno de los más grandes avances que se ha hecho en materia de diseño de sonrisa tiene que ver con el cambio del uso de materiales agresivos como los metales por sistemas y tecnologías que reducen considerablemente las molestias y el dolor. Actualmente son las carillas cerámicas, láminas delgadas que se adhieren con potencia a los dientes, las opciones más recurrentes para los procedimientos estéticos, evitando largos procesos de ortodoncia. Pero además de un avance en los materiales la ortodoncia ha empezado a conversar con otras disciplinas.

Uno de los casos más representativos es el de la odontología neurofocal u holística, rama que se desprenden de la medicina y que intenta ver lo que sucede con los dientes como parte de un todo. Se trata entonces de descubrir patologías a distancia y desvelar cómo los posibles problemas bucales pueden ser resonancia de otros problemas orgánicos. Especialistas en el tema analizan cómo los problemas que la afectan pueden acarrear desórdenes a largo plazo en el organismo.

En esta rama se tratan de evitar técnicas, sustancias, medicamentos y materiales potencialmente tóxicos, alergizantes o contaminantes, sobre todo el uso de metales y mercurio. Las intervenciones invasivas en la boca pueden producir síntomas leves, como cambios en la saliva, corrientes galvánicas – que se sienten cuando un metal hace contacto con los dientes -, hipersensibilidad dentinaria y lesiones en mucosas, pero pueden devenir en problemas más serios como los digestivos, neurológicos, respiratorios, cardiovasculares, depresión y fatiga crónica, entre otros. Se trata entonces de buscan las alternativas más biocompatibles posibles.

Temas relacionados