Sospechosos de violencia en Kenia comparecen ante la Corte Penal Internacional

Son acusados de crímenes de lesa Humanidad, entre ellos asesinato y persecuciones.

Los seis altos cargos kenianos sospechosos de ser responsables de la violencia postelectoral registrada en 2008 en ese país, comparecerán entre mañana y el viernes por primera vez ante la Corte Penal Internacional (CPI), que los acusa de presuntos crímenes de lesa Humanidad, entre ellos asesinato y persecuciones.

Mañana comparecerán, a las 07.30 horas GMT, el ex ministro de Educación, William Samoei Ruto; el ministro de Industrialización Henry Kiprono Kosgey y el periodista Joshua Arap Sang.

El viernes a las 12.30 GMT se celebrará la primera comparecencia del viceprimer ministro y titular de Finanzas de Kenia, Uhuru Muigai Kenyatta, el jefe de los servicios públicos, Francis Kirimi Muthaura, y el ex jefe de Policía Mohamed Hussein Ali.

Con la excepción de Muthaura, el resto de los sospechosos han expresado por diferentes vías su intención de colaborar con la Corte para poder demostrar su inocencia.

Durante las primeras comparecencias se confirmará la identidad de los sospechosos y los jueces se asegurarán de que han sido informados de los cargos que pesan sobre ellos.

Según los estatutos de la CPI, cuyo funcionamiento se rige por el Estatuto de Roma, los sospechosos tienen la oportunidad de declararse culpables o inocentes durante la celebración de las llamadas vistas de confirmación de los cargos y no durante las primera comparecencia ante los jueces.

En los tres años transcurridos desde los sucesos que dejaron al menos 1.300 muertos y 300.000 desplazados, las autoridades kenianas y en especial el Parlamento han bloqueado todos los intentos de juzgar a los responsables y aún no hay nadie procesado.

El pasado 22 de diciembre, el Parlamento de Kenia aprobó, con un solo voto en contra, una moción a favor de sacar al país del Estatuto de Roma, para abandonar la jurisdicción de la CPI y evitar el procesamiento en La Haya de los seis encausados.

Incluso si Kenia pidiera su salida del Estatuto de Roma, no sería efectiva hasta doce meses después de la solicitud de baja y no le libraría de cooperar con la CPI en el caso ya abierto.

Tras la aprobación de esa moción, numerosas organizaciones sociales kenianas, contrarias a la opinión de los parlamentarios, se muestran a favor de "cambiar" a la clase política del país, a la que consideran "corrupta", en los próximos comicios de 2012.

La comunidad internacional y un gran número de organizaciones sociales kenianas han responsabilizado a los principales grupos políticos de la violencia postelectoral de 2007 y 2008 y exigido el procesamiento de los responsables para acabar con la impunidad en el país y garantizar unas elecciones pacíficas en el futuro.