'Soy un ser de oposición'

Con 22 años de historia artística, ahora presenta su disco 'Como la primera vez' y, además, es la anfitriona en Miss Venezuela.

¿Es más fácil que una cantante se vuelva actriz o al contrario?

Es mucho más fácil para una cantante. De hecho, la historia lo ha demostrado porque para el público es mucho menos difícil aceptar ese ‘transfer’ a la actuación y a la animación. Creo que con las actrices la gente es mucho más exigente.

Kiara es una princesa indígena venezolana… ¿Qué elementos comunes hay entre ella y usted?

Ese nombre es circunstancial. Yo me llamo Sabrina, como una bruja, pero cuando aparecí en escena hace 22 años, ya había una cantante italiana muy posicionada con ese nombre y por eso tocó pensar en algo rápido. Me dieron cinco opciones y la esposa de Ricardo Montaner fue la que escogió el nombre. A mí me gustó porque la letra K tiene fuerza.

Usted no esperaba hacer un disco y debutó con ‘Kiara’… ¿Cuándo empezó a ver que la música no era un accidente en su vida?

Con el segundo álbum. Yo tenía una maquinaria muy poderosa detrás de mi trabajo y era muy sencillo pegar en Venezuela. En ese entonces uno tenía un contrato con una disquera y tenía el mundo en sus manos, porque le adicionaban contrato de televisión y cuñas.

Su actividad en el mercado discográfico no ha sido constante, ¿por qué?

Eso pasa porque me absorbe mi hogar. Además de eso, Miss Venezuela y algunas novelas me exigen tiempo. Recuerdo que yo tenía pasaportes en los que decía que de un año pasaba sólo 30 días en Venezuela y eso es terrible para la familia.

¿Cuál es su intención con ‘Como la primera vez’, su nuevo disco?

Quiero decirle a la gente que sigo cantando. Es una deuda de gratitud con todos esos éxitos que me hicieron famosa y por eso hay nuevas versiones de esos clásicos de 22 años de carrera.

¿Cómo define su voz?

Técnicamente soy contralto y tengo una voz de color oscuro y pastosa. Me gusta mostrar matices en una misma canción.

¿Hay canciones que no le sonaban bien antes y que con los años le suenan mejor?

Claro que sí. La canción Perdóname, que es el sencillo de este trabajo, hablaba de una relación adulta cuando yo era una niña. Sin duda ahora la canto con más categoría.

Usted también se ha metido con la música folclórica de su país, ¿por qué?

Porque es muy bello. Incluso en mi espectáculo tengo un homenaje a Simón Díaz y termina cantando Herencia y Pajarillo. Mi intención un poco es mostrar que el que canta, debe cantar todo.

Usted es de la familia de RCTV… ¿allí los actores trabajaban con apuntador?

No, nunca trabajamos con apuntador. Yo hago muchas cosas mal en la vida, pero la memoria me funciona muy bien.

¿Cómo incide la situación social y política de su país en su propuesta musical?

El hecho de vivir en una Venezuela como la actual, hace que uno cante distinto. Si yo estuviera radicada en una democracia, con reglas de juego distintas, mi voz sonaría distinto. Seguro que sí. En este momento la invitación que tengo es a criticar al gobierno.

¿Ha cambiado mucho su país desde que está Hugo Chávez en el poder?

Muchísimo. Ahora uno encuentra un país totalmente agresivo. En Venezuela hay tres millones de colombianos, pero pronto esa tortilla se va a cambiar.

¿Tiene intenciones políticas?

Me encanta, pero sobre todo me apasiona el sentido de la justicia. No me gusta pasar por encima de nadie. Me seduce más el hecho de arreglar las cosas que el mismo poder.

Pero usted es un personaje de oposición en su país…

Soy un ser de oposición. En las comunidades en internet recibo mil insultos por ser antichavista, pero me aterra que estemos tan polarizados. Me rompe el corazón saber que un solo hombre ha sembrado tanto odio.

¿Qué proyectos tiene ahora?

Estoy en una obra de teatro. Hago de mala porque creo que nunca me van a dar un papel de buena. El pelo negro, la voz y el gesto ayudan a que a uno lo estigmaticen.