Sudán del Sur, primer país que tendrá cooperación conjunta de Unión Europea

La ayuda internacional será un elemento fundamental para garantizar el nuevo estado africano.

Sudan del Sur, que este sábado proclamó oficialmente su independencia, se convertirá en el primer país donde la cooperación de la Unión Europea hablará "con una sola voz".

Así lo expresó la secretaria española de Cooperación, Soraya Rodríguez, quien visitó en Yuba algunos programas que desarrolla su departamento, tras representar ayer al Gobierno de Madrid en los actos de proclamación de la independencia.

Rodríguez aseguró que la cooperación internacional será un elemento fundamental para garantizar el nuevo estado africano y precisó que será aquí donde, por primera vez, se ejecutará un programa conjunto de la UE que implicará a los veintisiete estados miembros y que se desarrollará entre 2012 y 2014.

La justicia, la educación, las infraestructuras en materia de salud, la sanidad y el abastecimiento de agua potable serán los ejes prioritarios de esa cooperación, además del desarrollo urbano y la economía rural.

Dentro de este programa de actuación, España, a través de sus proyectos en Sudán del Sur, centrará sus ayudas en potenciar la seguridad alimentaria, el desarrollo agrícola y la formación, en un país con un índice de analfabetismo del 73 %, que alcanza el 92 % en el caso de las mujeres, señaló Rodríguez.

"Sudán del Sur nace con unos índices de desarrollo de los más bajos del planeta. Las necesidades son enormes y por eso vamos a unificar esfuerzos", dijo Rodríguez antes de asegurar que se trata "de un país rico, con enormes recursos pero empobrecido por los conflictos".

Para la secretaria de Estado de Cooperación, la situación de partida en este país, donde el 90 % de los ciudadanos viven bajo el umbral de la pobreza, es muy frágil, lo que hace imprescindible esos programas de apoyo.

Sudán del Sur, que ayer proclamó su soberanía tras medio siglo de sangrientas guerras contra sus vecinos del norte, tiene un índice de malnutrición que afecta a más del 50 % de la población y el acceso al agua potable está en niveles similares.

Las guerras han provocado que solo el 4 % de la tierra pueda ser actualmente cultivada, en un país donde el 78 % de la población depende de la agricultura y la ganadería.

Rodríguez visitó hoy en Yuba tres de los proyectos en los que participa España junto a ONG y organismos internacionales relacionados con la salud primaria, la educación y el desminado.

El Gobierno de Madrid destina, según explicó, una ayuda de unos 20 millones de euros anuales a estas y otras iniciativas que se ejecutan en los dos Sudanes.

La secretaria española de Cooperación añadió que la comunidad internacional tiene ahora que trabajar con las autoridades de Sudán del Sur, elegidas democráticamente, para hacer llegar la ayuda a los ciudadanos.

"Este es un trabajo a largo plazo, sostenido pero absolutamente necesario para que la declaración de independencia que vivimos ayer no se convierta en un estado fallido", dijo.

Rodríguez dijo, no obstante, que el Gobierno de Sudán del Sur deberá hacer también cambios en su gestión política, ya que actualmente dedica el 80 % de su presupuesto a defensa, y solo el 16 % a servicios básicos.

"La guerra ha terminado y hay que consolidar el proceso de paz. No es una tarea fácil, pero hay que trabajar conjuntamente en ello", concluyó.

Al acto de proclamación en la capital del nuevo país, Yuba, asistieron ayer delegados de 70 países y casi una treintena de jefes de Estado, la mayoría de ellos de África.

"Hemos esperado 56 años y este es un sueño hecho realidad" aseguró el presidente del Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, en dicho acto.