Supuestas intimidaciones de Cáceres para evadir líos jurídicos

'Juancho Dique' admitió ante la Corte que antes trató de favorecerlo por miedo a sus amenazas.

El excomandante paramilitar Úber Enrique Banquez, alias ‘Juancho Dique’, denunció que el exsenador Javier Cáceres Leal le amenazó con propiciar su extradición a los Estados Unidos y el apresamiento de su esposa, que estuvo a cargo de la salud en Bolívar, lo que en principio le impidió referirse a los nexos que este mantenía con el Bloque Héroes de Montes de María.

“Me mandaron decir ‘que ellos movían todo lo que era Fiscalía y Procuraduría, todo, que él me hacía un daño y que en ocho días me mandaban a Estados Unidos y a mi esposa me la colocaban en ocho días presa, yo comí amenaza y me dio miedo’”, dijo el excomandante paramilitar ante la Corte, en medio del llanto e insistiendo en el peligro que se cierne sobre su vida y la de sus familiares.

Las advertencias, indicó, estaban contenidas en un CD que le entregó un profesional del derecho que lo visitó en la cárcel de Barranquilla, Atlántico; en la grabación se reproduce una conversación del exlegislador con su defensor Hugo Atencia y el exalcalde de Cartagena Nicolás Cure. ‘Dique’ también manifestó al Consejo de Estado que los abogados “visitan más a los testigos que al propio Cáceres, como a ‘El Chino’ que le ofrecieron plata, de 100 millones para arriba”.

Luego de insistir en que no recordaba haber estado reunido con el exsenador, a quien aseguraba no haber conocido, el desmovilizado admitió que no sólo se encontraron sino que llegaron acuerdos para que las Autodefensas con quienes hacían parte de su grupo político, entre ellos Libardo Simancas, quien se convirtió en gobernador meses más tarde.

Para la Sala Penal resultaba explicable el por qué el testigo hubiera cambiado su versión inicial, toda vez que él mismo recordó cómo se produjo en Medellín el asesinato de la esposa de Manuel  Antonio Castellanos, alias ‘El Chino’, uno de los testigos en contra del acusado; el desmovilizado admitió ante el Consejo de Estado que su declaración del 4 de julio de 2008 en la Procuraduría, en la que descarta nexos  con el indiciado, se debió al miedo por sus amenazas

El dirigente habría asistido a una reunión en 2003, que tuvo lugar en el corregimiento de Ñanguma, en María La Baja; en el lugar, dice ‘Juancho Dique’, éste le dijo que no sabía por qué se había vinculado con el Polo Democrático si su cercanía era con el Gobierno. Acordaron, manifestó, que le permitirían hacer trabajo político a sus coequiperos que se disputarían las elecciones de concejos municipales y alcaldías del departamento.

Adicionalmente, indicó que el encuentro también dejó sellado un pacto político para que los paramilitares apoyaran a los aliados del excongresista, por cuanto sus votaciones significarían la base de las aspiraciones de Cáceres para el 2006. Concretamente, en ese momento, el compromiso era respaldar a candidatos como Arnulfo Ospino y Julio César Castellón, dice su relato.

La reunión, que según ‘Dique’ está contenida en una grabación de video, se dio luego del atentado que planearon las Autodefensas en contra de un candidato a la Alcaldía de Turbaco que integraba el Polo Democrático; este pasaje, aparentemente, llevó a Cáceres a pedir un trato distinto a sus coequiperos, indicando que él en realidad estaba más cerca del Gobierno.

Concluyendo esta primera parte de sus consideraciones, la  Corte Suprema de Justicia compulsó copias a la Fiscalía General de la Nación para que investigue el supuesto falso testimonio en el que incurrió Banquez, al admitir que faltó a la verdad en algunas de sus versiones.

A su turno, Manuel Antonio Castellano, el denominado ‘Chino’, ratificó la existencia de un video que prueba la ocurrencia del encuentro, en la que se refieren a los compromisos políticos y la participación en Cardique para ‘Juancho Dique’ que uno de los asistentes le promete a cambio de su cooperación.  ‘Cuidado me van a fallar’, le advirtió Cáceres a Banquez, según el testigo.

Para la Corte, es posible que Cáceres haya obtenido apoyo de organizaciones armadas al margen de la Ley incluso desde antes de las elecciones legislativas de 2002, toda vez que varios testimonios de desmovilizados coincidieron en este punto. Así lo indicó el desmovilizado Alexis Mancilla, alias Zambrano, quien manifestó que lo supo de boca del comandante de su estructura.

 ‘El Chino’, afirmó que cuando integró esa estructura del crimen organizado, al mando de Sergio Manuel Córdoba, alias ‘120’, fue testigo de varias reuniones de los paramilitares con dirigentes políticos de Bolívar, entre ellos el exsenador. Uno de los encuentros, dice, se dio en la finca 22, con la presencia del entonces alcalde de El Guamo Álvaro Trocha Guzmán, quien fue asesinado por orden de ‘El Chino’, tras negarse a apoyar la candidatura de Dieb Maloof.

Según 'Zambrano', alias ‘El Guajiro’ condujo al acusado a un sitio conocido como ‘Casa Loma’ o ‘Cocina Sabrosa’, donde tuvo lugar una reunión con los excomandantes paramilitares Úber Enrique Banquez, alias ‘Juancho Dique’ y Edwar Cobos Téllez, alias ‘Diego Vecino’. Allí estuvo presente el alcalde de Arjona, Bolívar,  Carlos Manuel Tinoco, done se produjo la convención.

En diligencia celebrada el 12 de agosto de 2010 ,‘El Chino’, por su parte, ahondó más en detalle acerca de la reunión, precisando que allí estaban otros aliados políticos de Cáceres como el alcalde de Arenal, Bori Llama, y el de Arroyo Hondo, acompañados además de la senadora Piedad Zucardy y su esposo Juan José García. También acudieron a la finca los alcaldes de Turbaco, Santa Rosa, Turbaco y María La Baja, declaró el burgomaestre de Arjona.

“Para la Sala la reunión de Casa Loma resulta un referente eficaz de imputación fáctica y jurídica contra Javier Cáceres, quien en ese momento, con sus asistencia, relación y comportamiento, aparece promoviendo grupos armados ilegales”, sostiene la Corporación.

Adicionalmente, la Sala Penal recuerda que Salvatore Mancuso y ‘Diego Vecino’ coinciden en afirmar que aunque el expresidente del Congreso no estuvo presente en una reunión que se celebró en la casa de la exrepresentante Eleonora Pineda en el corregimiento de El Caramelo, en Tierralta, Córdoba, varios de los dirigentes asistentes al evento dijeron estar actuando en representación suya.

Según declaración del 18 de agosto de 2010, allí se definiría a qué candidatura apoyarían las Autodefensas para la Gobernación de Bolívar; Cobos Téllez dio cuenta de la presencia de Libardo Simancas, futuro ocupante del cargo, además de Vicente Blel, José María Inbeth y William Montes.

Entre tanto, Iván Roberto Duque, alias ‘Ernesto Báez’, aseguró que se reunió con el exparlamentario en plena etapa de negociación en Ralito y que allí este no solo reconoció la existencia de los acuerdos sino que indicó que ‘Juancho Dique’ se había convertido en su gran amigo.

El desmovilizado aseguró que éste último le recriminó porque el ya gobernador Simancas había incumplido su palabra, a lo que Cáceres respondió que igual se sentían con el mandatario varios congresistas, que habían apoyado su ascenso al poder.

En respuesta, la  Corte compulsó copias a la misma Sala Penal y a la Fiscalía para que se investiguen las presuntas intimidaciones del exsenador Cáceres y uno de sus abogados a los testigos; la misma solicitud fue elevada a la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, a fin de que se indaguen las probables faltas a la ética en las que puso incurrir el jurista.

Además, se envió copia al expediente que cursa en el ente acusador en contra del exgobernador Libardo Simancas, para que se incluyan los señalamientos que en su contra lanzan algunos desmovilizados en la investigación que se le adelanta por parapolítica.