Suramérica lidera el rearme mundial

La inversión en defensa de la región sube un 5,8%, mientras en Europa cae.

El gasto militar mundial moderó considerablemente su ritmo de crecimiento en 2010. La inversión global en defensa alcanzó el año pasado los 1.630 millones de dólares, con un incremento del 1,3% en términos reales con respecto a 2009, frente a un crecimiento medio del 5% en la década anterior, según indica un estudio publicado por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

El dato refleja generalmente el impacto de la crisis financiera en los presupuestos militares. La estadística global, sin embargo, es el fruto de dinámicas muy dispares. En los polos opuestos, Suramérica elevó su gasto un 5,8%; Europa lo redujo un 2,8%.

La región suramericana registró el incremento más marcado del mundo. Los investigadores del SIPRI aducen tres explicaciones principales para ello. En primer lugar, la crisis económica global ha tenido un impacto muy inferior en Suramérica respecto a otras regiones. En segundo lugar, el meteórico ascenso geopolítico de Brasil acarrea un esfuerzo militar por parte del gigante que marca la estadística regional. En tercer lugar, la persistencia de amenazas a la seguridad interna en varios países de la zona -las Farc en Colombia, Sendero Luminoso en Perú- que justifican un gasto sostenido.

El incremento de la inversión es muy marcado. Situándose en alrededor de 63.000 millones de dólares, el gasto colectivo de la región sigue siendo equivalente al de un país como Francia. "En los últimos años ha habido cierta preocupación acerca de una posible carrera armamentística en la región. Sin duda llama la atención un ciclo de crecimiento tan fuerte y la adquisición de material apto para guerras convencionales, en una zona que no parece estar bajo amenazas de ese tipo", argumenta Carina Solmirano, investigadora del SIPRI especializada en América Latina.

"Sin embargo, varios factores parecen apuntar a una próxima moderación del gasto militar", prosigue la investigadora. "El nuevo Gobierno de Brasil, principal actor de la región, ha anunciado recortes al presupuesto de Defensa en favor del gasto social; Chile (tercer mayor inversor del subcontinente) debate desde hace tiempo una reforma de la ley secreta del cobre, por la que las Fuerzas Armadas reciben el 10% de los ingresos de la venta del metal y disponen de esos fondos con amplio margen de discrecionalidad. La aprobación de la reforma sometería el gasto a mayor control parlamentario".

En contra de la tendencia regional, Venezuela experimentó una abrupta contracción del gasto militar en 2010: un 27% menos. "El ciclo económico negativo ha tenido un impacto. Sin embargo, es difícil interpretar los datos venezolanos, en especial los de adquisición de armas. Parte de los fondos para la compra de armamento parece provenir de créditos concedidos por Rusia, pero no siempre se concretan en adquisiciones reales. Otra parte procede del Fondo de Desarrollo Nacional, pero el desglose de las partidas no es del todo transparente", observa Solmirano.

Europa es la única que registra una reducción del gasto militar. En términos absolutos, cuatro países (Reino Unido, Francia, Alemania e Italia) permanecen entre los primeros 10 inversores del mundo, según el SIPRI. Sin embargo, la dinámica de la última década habla un lenguaje claro: China elevó su gasto un 189%; Rusia un 82%; India, un 54%. La inversión europea se mantuvo estancada, y entra en un ciclo de notable contracción. Francia redujo el gasto en 2010 en un 8%. Los recortes de Reino Unido y Alemania se notarán este año.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, alertó recientemente acerca de esa tendencia, que desde su punto de vista abre una profunda grieta en la Alianza Atlántica. Hace 10 años, EE.UU. representaba menos del 50% del gasto de la OTAN; ahora, casi el 75%. Las primeras semanas de la intervención militar en Libia han subrayado las claras limitaciones operativas de los europeos sin el aliado estadounidense. Pese al grave déficit, Obama no contempla drásticos recortes militares sino una congelación del crecimiento. EE.UU. representa un 42% del gasto militar mundial.

Temas relacionados
últimas noticias