Tercer informe sobre tabaco en el mundo

De los 133.000 millones de dólares que reciben los países por impuestos al consumo, la Organización Mundial de la Salud dice que tan sólo se gastan 1.000 millones en prevención.

Los resultados del tercer informe sobre tabaco en el mundo, presentados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son ambivalentes. Pese a que el trabajo de los gobiernos en cuanto prevención y publicidad contra el consumo de tabaco ha sido extenso, la OMS piensa que se necesitan más estrategias que enfrenten y prevengan la exposición al tabaco. “No nos conforma que la mayoría no esté haciendo nada o no lo suficiente. Instamos a todos los países a que adopten las mejores prácticas para reducir el consumo de tabaco”, declaró el doctor Ala Alwan, subdirector de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la organización.

La OMS también advirtió que, en promedio, seis millones de personas —incluyendo personas expuestas al humo del cigarrillo— mueren al año en el mundo a causa del tabaco, y prevén que en 2030 sean ocho millones. Las fotografías que se imprimen en las cajas de cigarrillos, que muestran las consecuencias del consumo, han sido parte de una estrategia en 19 países para disminuir el número de fumadores. Colombia, Chad y Siria, además, han prohibido la promoción y publicidad de las empresas tabacaleras. La OMS afirma que casi 4 mil millones de personas fueron prevenidas gracias al uso de advertencias gráficas. 

Pese a ello, el informe muestra que los gobiernos reciben cerca de 133.000 millones de dólares en impuestos de tabaco y gastan sólo 1.000 millones en programas que enfrenten el consumo. La OMS recomienda a los gobiernos informar a sus habitantes sobre los peligros del tabaco. Para ello, es posible hacer campañas en medios de comunicación masivos y reforzar la pedagogía sobre sus efectos nocivos. Por otra parte, la organización propone una serie de condiciones para implementar imágenes en los empaques de cigarrillos.

El informe demuestra que aquellos países en los que se implementa dicha estrategia, el conocimiento de las consecuencias aumenta entre 10 y 20%. Las campañas por televisión y diarios son más efectivas que los cursos informativos y ayudan a que los fumadores comiencen a tener conciencia de su posible futuro. El consumo de tabaco disminuye de manera paulatina, y el cigarrillo, según la OMS, se vuelve cenizas.
 

 

últimas noticias

El adiós del VW Beetle: un pequeño grande