Tesoro de EE.UU. dice que declararse en quiebra no es una opción

Dice que el Congreso deberá autorizar nuevos techos para la adquisición de préstamos, como lo ha hecho siempre.

El secretario adjunto del Tesoro de Estados Unidos,  Neal Wolin, manifestó que la declaratoria de quiebra no es una alternativa, procuanto el Congreso siempre debe estar presto para aprobar nuevos endeudamientos para la Nación, porque

"No vamos a declarar quiebra. Pienso que el Congreso comprende que está obligado a elevar el techo de la deuda. Comprende la importancia y la necesidad", indicó el alto funcionario.

Señaló que por ahora cree que el legislativo seguirá dándole a las autoridades económicas el margen de acción necesario para proveerse de liquidez, por cuanto es contraproducente lanzar hipótesis especulativas acerca de lo que se debe hacer si no se aprueba la adquisición de nuevos empréstitos.

"Si se llega al punto en que se plantea la posibilidad de una quiebra, eso pondrá en duda no solamente el crédito de Estados Unidos, algo que nos ganamos con el correr del tiempo y que es un valor preciado para nuestro país, sino también los pagos a los jubilados, a todos quienes en Estados Unidos necesiten de él cuando llegue la hora", señaló el funcionario.

El problema para el Departamento del Tesoro radica en que el endeudamiento aprobado para el presente año ya se ha cumplido en más de un 90 %, pues se han adquirido préstamos por 14,268 billones de dólares, cuando el techo es de14,294 billones de dólares, es decir que solo es posible adquirir 26.000 millones más bajo la vigencia de esa directiva.

El organismo había anunciado ya que la capacidad de endeudamiento aprobada por el Congreso en febrero de 2010 se agotaría el 16 de mayo próximo, una noticia que, por lo menos en los bastidores republicanos, no fue muy bien recibida.

Parlamentarios de esa colectividad, opositora a Obama, señalan que la posibilidad de aumentar el margen debe estar supeditada única y exclusivamente a un compromiso para recortar gastos del Estado.