A testificar en el caso de Moreno

Este martes continúa audiencia en la Procuraduría.

El proceso disciplinario en contra del excongresista y hermano del alcalde suspendido, Iván Moreno Rojas, por su presunta participación en el carrusel de la contratación de Bogotá, entra a su recta final. Esta etapa del proceso es para muchos analistas el último chance que tiene la defensa del congresista para convencer al procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, sobre la inocencia de Moreno.

Desde las 8:00 a.m. de este martes continúa la audiencia de práctica de pruebas y, de acuerdo con lo que está programado, en la mañana testificarán Carlos Collins, Rafael Barbo y Martha Julieta Gómez, mientras que en horas de la tarde deberán presentarse Alfonso Araújo Torres y Efraín Gutiérrez Álvarez.

Uno de los episodios que enlodan a Moreno y que trata de verificar el Procurador es el relacionado con la supuesta solicitud que hizo Moreno a los Nule para que le entregaran dos zonas en la autopista Bogotá-Girardot para que su esposa instalara estaciones de gasolina a cambio de interceder por ellos en las obras.

En esta etapa que se adelanta en el Ministerio Público ya testificó el excandidato presidencial Gustavo Petro, quien mencionó casos como el de las familias Valderrama y Torrado (que trabajaron con Moreno en Bucaramanga), y los de Emilio Tapia y Julio Gómez. De acuerdo con Petro, a estas personas les adjudicaron contratos sin muchos requisitos y, en algunos casos, sin mediar un proceso licitatorio. Uno de esos casos supuestamente fue el de suministro de alimentos a los hogares comunitarios en Bogotá, por casi $150 mil millones, otorgado a sus antiguos colaboradores en la capital de Santander.

Petro también aprovechó para hablar de las irregularidades que al parecer hubo con los contratos de obra en Bogotá y recordó el problema con los anticipos desviados que terminaron invertidos en otros asuntos y que se tradujeron  en retrasos.

Por su parte, el abogado Jaime Araújo sigue alegando la inocencia de su cliente a través de una ruta jurídica ardua: demostrar que Moreno fue una de las víctimas de la campaña de desprestigio del DAS, a través de las “chuzadas”, y que el caso de los Nule es un episodio que trasciende las fronteras de Bogotá y toca a todo el país.

Lo cierto es que el listado de testigos, en favor y en contra, es largo y se prevé un juicio disciplinario demorado. Por su parte, la Procuraduría, con el fin de “garantizar la transparencia del proceso”, decidió cancelar la emisión de esta audiencia vía internet y solicitó que los testigos permanezcan aislados unos de otros durante sus comparecencias.

 

últimas noticias