Tierras de esperanza

La gran apuesta de los proyectos productivos del Gobierno tiene como epicentro El Salado.

“Para el Gobierno, El Salado es un plan piloto muy importante”. Las palabras, escuetas y directas, fueron de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, ayer cuando entregó los subsidios por $1.000 millones para que 63 familias que habían sido desplazadas de este corregimiento del departamento del Bolívar adquirieran 320 hectáreas de terrenos y allí, desde hoy, den inicio al desarrollo de cultivos productivos de cacao, plátano, melón, tabaco, maíz, ñame y yuca.

“Soñamos con que Los Montes de María se conviertan en una gran despensa de alimentos. Yo veo esos aguacates y melones en los supermercados de Miami y para eso tenemos que construir una mejor infraestructura para que los campesinos puedan sacar sus productos”, detalló el primer mandatario.

Se trata de un escenario productivo en el que intervinieron junto con el Gobierno colombiano, la Agencia del Gobierno de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR), la Fundación Semana, Coltabaco y Acción Social.

Coltabaco, por ejemplo, además de garantizar la compra de la totalidad de la cosecha contratada, con precios preestablecidos, ofrecerá asistencia técnica gratuita para los agricultores, incluidos en esta iniciativa que se desarrollará en 68 de las 320 hectáreas, en el predio La Conquista.

Juan Camilo Restrepo, ministro de Agricultura, detalló que el caso de El Salado “es uno de los muchos que ya se han venido haciendo y que se van a seguir haciendo. Está prevista la entrega de títulos en Córdoba. Son 250 títulos de propiedad con  procesos de titulación y restitución. Este programa se está replicando por todo el país. Ya llevamos cerca de 350.000 hectáreas desde que comenzó el actual Gobierno, tanto en restitución como en formalización de la propiedad agraria. Es una cifra histórica y aspiramos a que este año lleguemos a las 500.000 hectáreas”.

Por su parte, Marcelo Pisani, jefe de Misión de OIM en Colombia, recordó al respecto: “El proyecto es un ejemplo de trabajo conjunto y en el que apoyamos al Estado para lograr una sociedad fructífera acompañada de la empresa privada”. Agregó que el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo será muy importante, como lo anunció Santos, en el trabajo y desarrollo de otros proyectos a futuro.

Ahora, con los terrenos a título de las 63 familias campesinas y que funciona como un proyecto asociativo, serán sembradas 70 hectáreas de cacao y plátano, 9 de melón cultivado con sistema de riego, 56 de tabaco y maíz, 21 de ñame y 10 de yuca. Además, para asegurar sus sostenibilidad, Coltabaco, por ejemplo, promoverá la construcción de sistemas de riego como solución a las necesidades hídricas del cultivo.

Roberto, uno de los líderes que recibió los títulos de manos del presidente Santos, explicó que el grupo de familias beneficiarias creará “una empresa sólida. La meta es producir dos salarios mínimos para cada uno de sus empleados para que sea productiva, y lo vamos a lograr. Lo que se viene es trabajo, y queremos ser un ejemplo para las demás comunidades del país”, agregó.

Juan Manuel Ospina, director del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), recalcó que “en este segundo semestre del año, la entidad dedicará todos sus esfuerzos a organizar el agro colombiano en áreas de desarrollo rural, es decir, de zonas del país que tengan cierta homogeneidad en cuanto a suelos, actividad agrícola, entre otros factores, porque no se puede aplicar de la misma manera en todas las regiones. De esta forma se quiere focalizar líneas de acción a la medida de las regiones y así concentrar los recursos sectoriales, nacionales, departamentales y municipales en el desarrollo rural de esas comunidades”.

 

últimas noticias