Tragedia de Weylandt pone de luto el Giro y empaña victoria de Vicioso

Mientras Weylandt agonizaba en la carretera, todo el Giro contenía la respiración y bajaba la mirada.

El Giro pasó de la fiesta al luto en unas horas, de la gran despedida de la carrera en Reggio Emilia al llanto en Rapallo, adonde llegaron contundentes las palabras del doctor Giovani Tredici confirmando la muerte del belga Wouter Weylandt, de 26 años, tras sufrir una estremecedora caída en pleno descenso del Passo di Bocco, a 25 kilómetros de la meta.

Wouters se fracturó el frontal del cráneo y las primeras imágenes del corredor de Gante en medio de un charco de sangre indicaron lo peor. Enseguida entró en parada cardiorrespiratoria, cuando aún seguían bajando corredores entre las curvas del puerto. Algunos no quisieron “ni mirar”, porque sabían que “aquello era muy grave”, como el ciclista del Euskaltel Jorge Azanza.

Cuando llegaron los médicos, con el doctor Tredici al frente, ayudado por su colega del Garmin, la suerte estaba prácticamente echada. Los masajes de reanimación, mientras llegaba el helicóptero que debía trasladar a Weylandt al Hospital de Génova, no sirvieron de nada.

Mientras Weylandt agonizaba en la carretera, todo el Giro contenía la respiración y bajaba la mirada. La etapa se convirtió en un asunto secundario, sin importancia, aunque con la carrera lanzada se disputó el triunfo de etapa.

Atrás había quedado la escapada del día y se había formado otra aprovechando una pequeña subida cercana a meta, el Passo della Madonna delle Grazie, donde se metieron tres españoles, Angel Vicioso, Pablo Lastras y Dani Moreno, junto al británico David Millar y al francés Le Mevel.

Los componentes del quinteto conocían la noticia, no la gravedad de la caída. Disputaron el esprint y Vicioso se mostró como el más fuerte. Pocas opciones de celebrarlo, pues la meta no estaba para fiestas. Le siguió Millar y luego Lastras.

El ciclista aragonés
se mostró sorprendido y admitió la decisión del Giro de suspender los actos de celebración. “Todos los días no se gana una etapa del Giro, pero lo importante es que Weylandt salve la vida. No es momento para celebrar nada”, señaló.

David Millar (Garmin) se convirtió en la nueva 'maglia' rosa, seguido en la general por Vicioso a 7 segundos y por el bielorruso Konstantin Sivtsov a 9.

Weylandt perdió la vida en la tercera etapa del Giro. Hace un año, también en la tercera, el infortunado belga ganó la etapa disputada entre Amsterdam y Middelburg, de 244 kilómetros.

El destino le jugó una mala pasada. Weylandt fue seleccionado a última hora para disputar el Giro, ya que su compañero Daniele Bennati sufrió una caída y causó baja.

También había planificado correr la Vuelta a España. Aún le quedaba el bonito recuerdo de su victoria en Valladolid, el año que se impuso Alberto Contador, en 2008.

Este martes se disputa la cuarta etapa entre Génova y Livorno, con un recorrido de 216 kilómetros.

 

últimas noticias