El presidente hablará hoy ante la plenaria de Naciones Unidas. Se espera que los temas principales de su discurso sean la lucha contra las drogas y la crisis de Venezuela.

Tres años de prisión a abogado Ballesteros por soborno

El jurista aceptó haber intentado comprar a un testigo para favorecer al excongresista Luis Alberto Gil en parapolítica.

El juez 23 Penal con Funciones de Conocimiento de Bogotá condenó a 36 meses de prisión al abogado Ramón Ballesteros, quien aceptó haber intentado sobornar a un testigo para que declarara en favor de su cliente, el excongresista Luis Alberto Gil, en el juicio que enfrenta por parapaolítica.

Pese a que la cuantía de la pena lo habría hecho merecedor a la libertad condicional, el operador jurídico le negó el beneficio y determinó que debe pagar los tres años de condena en prisión. Su defensor anunció que apelará la sentencia.

En una novelesca escena, agentes de la Dirección de Inteligencia, Dijín, de la Policía lo capturaron en plena audiencia de juicio oral en la Corte Suprema de Justicia, luego de que la Sala Penal hubiera ordenado el descubrimiento de los videos que demostraban cómo Ballesteros se reunió en el aeropuerto de Washington, Virgina, en los Estados Unidos, con el desmovilizado David Hernández, alias ‘Diego Rivera’, para convencerlo de declarar en favor de su defendido, a cambio de la entrega de 100 mil dólares.
 
El mismo declarante, exuniformado del Ejército, fue trasladado a la Sala de Audiencias de la Corte, dónde relató cómo desde hacía meses el abogado buscaba convencerlo de que favoreciera con su declaración a Luis Alberto Gil y otros exparlamentarios implicados en la parapolítica.
 
Éste manifestó que el jurista le había señalado que si no aceptaba, desmovilizados del Bloque Central Bolívar, probablemente, podrían causarle algún daño a su familia. Fue entonces cuando se comunicó con el Departamento Antidrogas de los Estados Unidos, DEA (por su sigla en inglés), para denunciar éste intento de soborno.
 
En consecuencia, agentes de esa autoridad norteamericano empezaron a recopilar material probatorio, como grabaciones de audio y video que registraban los encuentros que mantenía el exparamilitar con Ballesteros en los Estados Unidos y que más tarde fueron compartidos con organismos de Policía Judicial en Colombia y con la misma Corte Suprema de Justicia.
 
Un delegado de la Embajada de los Estados Unidos, en uso de la cadena de custodia, hizo entrega oficial de los elementos a los magistrados de la Sala Penal en la audiencia donde se practicó el testimonio de David Hernández; paralelamente, se adelantaban allanamientos en las oficinas del jurista, donde se encontró parte del dinero que Ballesteros se había comprometido a entregarle a ‘Diego Rivera’, horas después de la audiencia.
 
Antes de culminar la diligencia en la Sala de Audiencias de la Corte Suprema, agentes de la Dijín ingresaron al recinto, donde detuvieron a Ramón Ballesteros, quien horas más tarde se declaró culpable del delito de soborno en audiencia de legalización de captura celebrada ante un juez Penal Municipal de Bogotá con Funciones de Control de Garantías.