Tribunal británico aplazó fallo sobre extradición de Assange a Suecia

El fundador de WikiLeaks fue detenido el pasado diciembre en Londres después de que las autoridades británicas recibieran orden de extradición de Suecia.

El Tribunal Superior de Londres aplazó hasta una fecha aún por determinar el anuncio de su veredicto sobre el recurso presentado por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, contra su extradición a Suecia, país que le reclama para interrogarle sobre supuestos delitos de agresión sexual.

Al término de un proceso judicial de dos días, el juez Thomas dispuso, como es habitual en este tipo de casos en el Reino Unido, que se fijará otra audiencia para anunciar el fallo, lo que podría tardar aún varias semanas.

Al clausurar la sesión el magistrado agradeció a la defensa de Assange y a la Fiscalía de Suecia sus aportaciones al juicio y aseguró que el tribunal se “tomará su tiempo para considerar los numerosos argumentos” presentados.

La fiscalía sueca de presentaó sus alegatos en favor de la extradición, después de que el martes la defensa de Assange sostuviera que ésta no procede porque hay defectos de forma en la orden de arresto cursada contra su cliente y porque los delitos que sobre él penden en Suecia no son equiparables a ninguno punible en el Reino Unido.

La abogada Clare Montgomery, en representación de la acusación, dijo  que se le acusa de unas relaciones sexuales “forzadas y no consentidas” , recogidas en tres delitos de agresión sexual y uno de violación a dos mujeres, supuestamente ocurridos en agosto de 2010.

La defensa aseguró que las relaciones fueron consentidas e hizo hincapié en que la extradición tiene motivos políticos, puesto que el portal Wikileaks ha revelado miles de cables diplomáticos del Departamento de Estado de Estados Unidos.

En caso de fracasar este recurso, la defensa de Assange puede apelar ante la Corte Suprema, máxima instancia judicial británica.

Anteriormente, el juez de distrito Howard Riddle autorizó la extradición del sospechoso a Suecia al considerar que sí había garantías de que tuviera un juicio justo en ese país.