UE y FMI en busca de apoyo al plan de rescate para Portugal

El primer ministro socialista José Sócrates anunció haber alcanzado un "buen acuerdo" para Portugal, con un programa de tres años de duración.

La delegación de la UE y el FMI intentaba este miércoles que la oposición portuguesa se comprometa a aplicar las medidas exigidas a cambio de los 78.000 millones de euros de ayuda acordados el martes con el gobierno dimisionario, si ganan las legislativas del 5 de junio.

El martes por la noche, el primer ministro socialista José Sócrates anunció haber alcanzado un "buen acuerdo" para Portugal, con un programa de tres años de duración que permitirá una reducción del déficit "más gradual" de lo previsto, a 3% del Producto Interior Bruto (PIB) a finales de 2013, tras un desequilibrio de 9,1% el año pasado.

Pero, en espera de una "consulta final de los partidos políticos", no se han detallado las medidas de austeridad y las reformas estructurales negociadas con los representantes de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las delegaciones de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) se reunieron este miércoles con responsables de la principal formación de oposición, el Partido Social Demócrata (PSD, centro derecha), para exponerles el programa económico negociado con el gobierno socialista.

El PSD informó que se pronunciará al respecto el miércoles o el jueves. De todos modos se descarta que se oponga al plan de rescate, habida cuenta de que su presidente, Pedro Passos Coelho, insistió recientemente en que su partido no pondrá "obstáculos a la ayuda exterior".

La troika UE-BCE-FMI se reunirá por la tarde con el partido minoritario de derecha CDS.

Los partidos de la izquierda antiliberal, que se oponen a la intervención internacional, se negaron a participar en las negociaciones.

Tercer país de la zona en recurrir a una ayuda exterior, después de que Grecia e Irlanda lo hicieran el año pasado, Portugal cedió a la presión de los mercados al comienzo de abril, dos semanas después de la dimisión de Sócrates, a raíz de un rechazo en el Parlamento a un nuevo programa de ajuste.

Frente a la convocatoria de elecciones anticipadas, la UE y el FMI dijeron estar dispuestos a apoyar el país pero con la condición de que se comprometa a aplicar un "programa de ajuste" independientemente de quien gane los comicios.

Antes de concluir su misión, los representantes de la UE y del FMI darán una conferencia de prensa para detallar el programa de ayuda, que podría ser ratificado por los ministros europeos de Finanzas a mediados de mayo.

Este plan de rescate incluirá medidas de austeridad adicionales que permitan ahorrar 8.800 millones de euros en 2012 y 2013, gracias sobre todo a un nuevo aumento de los impuestos y a la reducción de los subsidios sociales, afirmaba el miércoles la agencia Lusa.

El acuerdo pronostica una recesión de la economía portuguesa del 2% en 2011 y 2012, y la vuelta al crecimiento en 2013, precisó.

Según el Diario Economico, Portugal pagará por este préstamo un tipo interés superior en dos puntos porcentuales al del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FESF), o sea "4,68% si se calculara a día de hoy".

Según la prensa, 12.000 millones de euros (15,4% del montante global) servirán para rescatar a los bancos, que deberán subir su ratio de solvencia financiera "Core Tier 1", calculado en función de los fondos propios "duros", a 9% antes de final de año, y a 10% en 2012.

Además se espera conseguir 5.300 millones de euros con un programa de privatizaciones que incluye la compañía aérea TAP, así como el capital público de la red eléctrica portuguesa REN y de la empresa eléctrica EDP.

Este miércoles, el Estado portugués, que debe reembolsar 5.000 millones de euros de deuda el 15 de junio, logró captar 1.177 millones de euros en bonos del Tesoro a tres meses, pero a un interés en alza.

Temas relacionados

 

últimas noticias