Un as bajo la manga

El polémico empresario Juan Felipe Sierra aceptó sus vínculos con la organización de alias ‘Don Mario’, y anunció que se entregará a la justicia en los próximos días.

Fue a través de una carta de su puño y letra, que el polémico empresario Juan Felipe Sierra aceptó sus  nexos  con la organización del narcoparamilitar Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, y su temible Oficina de Envigado. El documento lo presentó ayer su abogado  al juzgado primero especializado de Medellín, en la audiencia preparatoria al  juicio que se adelanta en su contra y contra sus socios Camilo Torres Martínez, alias Fritanga, y John Fredy Manco, alias El Indio.

Fue una diligencia de abogados, porque tanto Sierra como Fritanga y El Indio siguen prófugos de la justicia. En este momento del proceso, la carta de Sierra parece haber  sido un as bajo la manga, porque con este documento, a pesar de seguir prófugo, la pena  por el delito de concierto para delinquir, que mínimo sería de seis años de prisión, podría lograr una rebaja de hasta la tercera parte.

Sierra acepta cargos pero no se entrega porque en este momento tiene temas personales y de seguridad “complicados”, pero “lo hará próximamente”, dijo su abogado Iván Cancino. La historia de este empresario es la misma que condenó al exdirector de Fiscalías de Medellín Guillermo Valencia Cossio, el pasado 10 de marzo, a 15 años de prisión: sus nexos con alias Don Mario. Por esta razón, en agosto de 2008 agentes del CTI de la Fiscalía lo capturaron en Medellín . Un hecho insólito para la época, teniendo en cuenta que Sierra era, como gerente de la compañía de vigilancia Control Total, un invitado frecuente a consejos de seguridad del Estado en la capital antioqueña y sus alrededores.

Las indagaciones de las autoridades que llevaron a su captura venían desde 2006, cuando las autoridades empezaron a conocer de las andanzas de John Fredy Manco Torres, alias El Indio. La investigación en su contra se inició luego de que las autoridades incautaran dos toneladas de droga que iban a ser enviadas a Alemania. La indagación  avanzó hasta que a través de la interceptación de varias comunicaciones obtenidas, de mayo y junio de 2008, se estableció que el controvertido empresario Sierra era el intermediario entre El Indio y Valencia Cossio. Las constantes llamadas tenían como objetivo evitar que El Indio  apareciera como el segundo hombre de importancia en la organización de Don Mario, en el organigrama de la Policía Metropolitana de Medellín.

Estas evidencias llevaron a que en septiembre de 2008,  Sierra fuera capturado junto con alias El Indio y alias Fritanga. Luego quedó en libertad, cuando dicho proceso fue anulado por orden de un juez penal, hoy preso por esa decisión. Posteriormente lo capturaron y lo dejaron en libertad más adelante por un fallo de tutela. Después, cuando la Corte Suprema revocó la tutela, en diciembre del año pasado, Sierra pasó a vivir en la clandestinidad. Lo cierto es que ayer aceptó cargos y anunció que pronto se entregará a la justicia.